ARGENTINA

La nueva vida de Gago

La carrera de Fernando Gago, sus éxitos y su ilustre carrera, donde será recordado por no haberse rendido ante la adversidad. Ahora, debutará como técnico de Aldosivi.

La nueva vida de Gago

La última escena de Fernando Gago con el fútbol terminó siendo la que el propio 'Pintita' quiso: retirarse dentro del campo de juego y no que una lesión lo saque de competencia. Una historia de perseverancia, garra, pasión y amor a la pelota. Pocos podrán contar tantas desventuras con su físico y haber retornado a de las cenizas como lo hizo el emblema de Boca Juniors, quien ahora debutará como director técnico con Aldosivi.

De la mano del técnico Alfio Basile, el "número 5" dio muestras de su fútbol y ganó todo lo que jugó. Fue compañero de grandes estandartes de la historia reciente Xeneize, junto con Abbondanzieri. Ibarra, Schiavi, Daniel 'Cata' Díaz, Battaglia, 'Pocho' Insúa -será su ayudante de campo-, Rodrigo Palacio y Martín Palermo.

Ganó el Apertura 2005, el Clausura 2006, la Copa Sudamericana en 2005 y la Recopa en dos ocasiones: 2005 y 2006. Y en ese diamante en bruto fue donde el Real Madrid puso el ojo y lo compró en el pase más caro de la historia del fútbol argentino: 27 millones de dólares. La única mancha fue la inexplicable pérdida del tricampeonato en manos de Estudiantes de La Plata, luego de perder los últimos partidos y la gran final ante el Pincha. Ya en ese momento estaba Ricardo La Volpe en el banco Xeneize.

En España, tuvo que lidiar con la adaptación a un fútbol nuevo, peleó puesto con Diarra, pero el volante ofensivo fue protagonista de una gran cantidad de títulos. En 2011 se marchó de Madrid, registrando 122 partidos jugados de blanco, obteniendo dos Ligas, una Supercopa y una Copa del Rey.

En 2011 arribó a la Serie A italiana a préstamo en la Roma, junto a Francesco Totti. Pero a pesar de su gran rendimiento, jugó apenas 32 partidos. Luego retornó al Merengue y su destino finalmente fue Valencia: el conjunto Ché desembolsó 4 millones de dólares por su ficha. Pero también jugó muy poco: apenas 18 partidos, para armar las valijas y cruzar el charco de nuevo: pero a un destino sorpresivo: Vélez Sarsfield.

Tras seis meses en Vélez, Gago retornó donde es su casa: Boca Juniors. Encontró una gran versión futbolística y una gran jerarquía para el fútbol argentino. Pero las lesiones otra vez lo castigaron y no pudo mantener su nivel competitivo. No jugó más de un promedio de 16 partidos por torneo. Las lesiones ligamentarias en su rodilla y tendones de Aquiles le jugaron una muy mal pasada, pero siempre retornó. En su segundo ciclo en el Xeneize, logró tres títulos de liga y una Copa Argentina. Culminó con 199 partidos oficiales en el club y ocho goles, donde el azul y oro cosechó 137 victorias y levantó nueve títulos. Finalmente, tras la final con derrota ante River Plate en Madrid, rescindió contrato 'de común acuerdo'.

Al recuperarse de su lesión y tras la especulación con un retiro, volvió a ponerse los cortos y retornó a Vélez Sarsfield, de la mano de su amigo Gabriel Heinze. En el José Amalfitani, Gago ganó terreno y se consolidó como titular a pesar de algunas lesiones musculares. En enero de 2020 otra vez retornaba su peor pesadilla, al romperse el ligamento cruzado de su rodilla derecha. Luego de diez meses y pandemia mediante, retornó a principios de octubre, para finalmente concluir su carrera en el conjunto de Liniers.

El paso de Gago por la Selección Argentina:

Gago tras pasar por las inferiores de la Selección Argentina, debutó en la mayor en 2007 en un amistoso ante Francia, obviamente de la mano de Alfio Basile. Fue pieza fundamental del equipo y con una gran comunicación futbolística con Lionel Messi. Muchos hablan de que Fernando fue su mejor intérprete hasta ahora. Su trago más amargo fue en octubre de 2017 por las Eliminatorias a Rusia, cuando el técnico en aquel momento, Jorge Sampaoli decidió mandarlo al campo ante Perú y a los siete minutos de ingresar tuvo que retirarse por una lesión grave. Fueron 61 partidos en la absoluta, sin convertir goles.

Logró los subcampeonatos de la Copa América de 2007 y 2015, además de quedar subcampeón del mundo en Brasil 2014. Pero pudo coronarse en juveniles, al lograr el Mundial Sub 20 en 2005 y ganar la medalla dorada de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

El pasado reciente y sus lesiones no opaca todos los logros de un jugador que supo ser el emblema de Boca Juniors y del fútbol argentino, donde supo levantarse de las adversidades. En una nota, 'Pintita' remarcó: "Creo que se me va a recordar por volver a jugar después de cinco lesiones". Ahora debutará como técnico, y se espera, sea el inicio de una carrera donde su buen fútbol se traslade a los equipos que dirija.