LANÚS

Un veterano con el gol por bandera

El delantero de Lanús, a sus 41 años, se encuentra puntero en la clasificación de anotadores en la Liga Profesional. Su hambre de gol no acaba.

0
Un veterano con el gol por bandera

El fútbol cada vez da una vuelta más a la longevidad de la carrera de los futbolistas. Un ejemplo está dentro de Argentina, en la Liga Profesional. Pepe Sand, con 41 años, acumula 10 goles en la Liga Profesional. Una cifra que reafirma su buen estado de forma, y que coloca al delantero de Lanús como uno de los más letales dentro de la primera división del país. Pese a que las cualidades con el paso del tiempo van decayendo, su olfato goleador no sigue los mismos pasos, y es por ello que es uno de los argumentos más sólidos del Granate de cara al arco rival.

"Hay días que me levantaba durante el aislamiento con una llamada de mi mamá y se me cruzaba por la cabeza la idea de retirarme", decía hace no mucho Sand en ESPN F360. Pese a los problemas físicos, la continuidad de Pepe en el fútbol sudamericano se ha prolongado. El final de su carrera va llamando a su puerta, pero cursos como el actual refuerzan que aún tiene mucho que aportar al equipo en el que esté.

El Granate ha sido el club más privilegiado por tenerle en sus filas. En dos etapas distintas, y saboreando esta veteranía que sienta tan bien al punta de Bella Vista. Los 150 goles anotados para su actual equipo son motivo suficiente para poder decir hasta aquí, pero también una motivación para seguir perforando las porterías de toda Argentina. De hecho, está a un solo tanto de conseguir su mejor marca desde la temporada 2016/17 en la que sumó un total de 15. Con sus goles se posiciona como el máximo anotador de la Liga Profesional.

Fanático de Gabriel Batistuta, las rodillas de Sand no responden de la misma forma que hace años y los problemas suponen un bache que superar. Ahora bien, como 'Batigol', el olfato goleador del delantero de Lanús se prolonga con el paso del tiempo. Y aunque su físico vaya mermando pese a cuidarse el máximo posible, parece que lo que nunca perderá será el gol entre ceja y ceja.