VÉLEZ

Luca Orellano, motivo de sonrisa para Vélez

El joven atacante de El Fortín se postula como una de las figuras futuras dentro del club. Un jugador aún por definirse pero con un potencial muy grande.

0
Luca Orellano, motivo de sonrisa para Vélez

Las dudas en Vélez aprietan. El futuro incierto de Thiago Almada en el equipo, que parece tener rumbo a la MLS para proseguir su carrera, dejan en el Fortín una sensación de incertidumbre por quién podrá suplir la figura del joven atacante. Pese a ser generación del 2001, Almada es la seña del equipo actualmente. Por su talento, su visión y potencial, Almada dejaría un hueco grande sin rellenar en el club. Pero en Vélez hay futuro que pueda suplir, en cierta medida, las cosas ofensivamente.

Con el 14 a la espalda, Luca Orellano (nacido en el 2000) va tomando forma para convertirse en uno de los futbolistas más importantes del equipo en el apartado ofensivo. Con una zurda exquisita, su juego desde la banda aporta un aura imprevisibilidad para Vélez. Aún está por definirse completamente, y añadir cosas a su juego, pero la sensación cuando tiene la pelota es de que algo puede suceder.

Suplir la figura de Almada sería algo exagerado actualmente. No son el mismo tipo de futbolista, pero si tiene en común con su compañero que el peso de los ataques de Vélez pueden estar sobre sus botas. Y en ese sentido, Orellano, pese a que es un futbolista "menudito" y que parece endeble, se sirve de su técnica para zafarse de los rivales. En especial, su capacidad de ir hacia dentro con la izquierda y aprovechar finalmente su golpeo de balón puede acabar siendo una seña de identidad en su carrera.

Es un jugador endiablado, veloz y con buen cambio de ritmo, al que aún le falta tener más continuidad en las jugadas pero que va dejando argumentos de lo potente que puede llegar a ser su carrera en Vélez. Su presente, que está en la banda derecha sobre todo (para que pueda sacar el mayor partido posible a su pierna izquierda), atisba que es un jugador del que se pueden sacar grandes cosas. Pero su talento también invita a que pueda ser más que un atacante que se encuentre en el costado.

El Fortín y Argentina tienen motivos para estar contentos. O al menos a medias. Pese a que el futuro de Almada parece estar lejos de Liniers, el presente y futuro de Orellano tiene la suficiente carga como para ilusionarse con un atacante que puede reemplazar el alma de su estrella.