NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BOCA JUNIORS

Boca tiró la moneda al aire en un momento poco oportuno

Ya sin Battaglia, el Xeneize le apuesta a Ibarra, otro ídolo de la casa, pero no encuentra el rumbo. Al año le queda mucho como para seguir hipotecando resultados.

Actualizado a
Boca Juniors' Dario Benedertto (R) and Sebastian Villa (L) leave the field at the end of the first half during the Argentine Professional Football League Tournament 2022 match against Talleres de Cordoba at La Bombonera stadium in Buenos Aires, on July 16, 2022. (Photo by ALEJANDRO PAGNI / AFP)
ALEJANDRO PAGNIAFP

Cuesta entender este presente de Boca, que hace menos de dos semanas estaba con los cuartos de final de la Libertadores en mente y hoy ni siquiera tiene un plan de juego. Las decisiones tomadas en estos días, que involucran a jugadores, dirigentes e integrantes del Consejo de Fútbol, no parecen haber tenido el efecto deseado y el equipo volvió a ser el de los viejos tiempos, ese que se entregaba ante el primer gol rival y quedaba sin respuestas dentro del campo de juego.

La derrota ante Argentinos Juniors, la cuarta en nueve fechas del campeonato local, expuso aún más a quienes tienen la responsabilidad de representar al club más popular del país. El nivel de algunos futbolistas deja mucho que desear, la mano desde el banco aparece a cuentagotas y la estrategia de mantener un tridente interino (Ibarra - Gracián - Pompei) hasta fin de temporada no estaría dando frutos.

El Mundial de Qatar hace que el año calendario sea más corto para los clubes, pero al Xeneize todavía le quedan varios desafíos importantes por delante, más allá de estar clasificado a la Copa Libertadores del próximo año: poco más de la mitad de un torneo largo, el Superclásico en la Bombonera, la Copa Argentina y el Trofeo de Campeones ante el ganador de la Liga Profesional en curso. Sí, hay demasiado en juego como para tirar la moneda hacia arriba y ver de qué lado cae.

Esto no se trata de buscar un único responsable. No es por ahí la cuestión. Ni uno, ni otro: todos. Quien no entienda que a este desolador andar del cuadro que representa a millones se debe a manejos desprolijos, en momentos inoportunos, de los que se ponen los pantalones cortos y de los que se sientan en las oficinas, no podrá hacer un análisis real. Es momento de reaccionar para dejar de perder prestigio.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?