INDEPENDIENTE

Alan Velasco, el artista del Rojo

El joven de Independiente está viviendo una transformación en su juego al alejarse de la banda para convertirse en un jugador muy peligroso por el medio.

0
Alan Velasco, el artista del Rojo

La temporada de Independiente está llena de altibajos donde no encuentra una regularidad en sus resultados. Todavía no ha sumado más de dos victorias seguidas, pero cuenta con puntos positivos en varios encuentros que le ha permitido estar vivo en la lucha por entrar en la Libertadores el curso que viene. El Rojo encara las últimas cinco jornadas con la confianza de alcanzar el objetivo aunque tendrá partidos decisivos que definirán sus metas. Todavía tiene que enfrentarse a Boca y visitar la casa de Talleres. 

En la carrera por alcanzar esa regularidad antes de final de temporada, uno de sus jugadores está empezando a mostrar todo el potencial que se esperaba de él. Alan Velasco está sufriendo una transformación en su juego, en parte al cambio de posición que le está otorgando Julio César Falcioni. Ese hecho se constató el sábado pasado en el partido que ganó Independiente por 3-0 al Arsenal de Sarandí. El joven de 19 años se alejó de la banda izquierda para ocupar el carril central, el espacio reservado al 10 del equipo. 

Alan Velasco fue el artista del Rojo y con un par de pinceladas se convirtió en el dueño del balón. Sin duda, fue más 10 que nunca, ya que viste ese dorsal en su camiseta, al ser más peligroso al estar más cerca del área. Demostró que está preparado para ocupar esa posición porque sabe cuándo apoyarse, jugar al primer toque y cuándo tiene que finalizar jugada. Y lo demostró en su reencuentro con el gol ante Arsenal de Sarandí. No convertía desde el pasado 4 de mayo ante Bahía, en brasil. Un total de 28 partidos sin anotar.

El argentino, en su gol, enseñó su velocidad, regate y definición. Tres característica en una sola jugada. Velasco recibió el balón, controló de taco para orientarse al otro lado el balón, dejando en el camino a su marca, y definió sutilmente al segundo palo de la portería. Una obra de arte propia de una estrella mundial. Su partido también será recordado por sus números. Ningún jugador creó tantas ocasiones (3), ni completó tantas regates (4), ni ganó tantos duelos (8/11), ni recibió tantas faltas (4).