RIVER PLATE

El día que el Madrid dijo no al nuevo Higuaín

La estrella naciente del Millonario, Julián Álvarez, está siendo seguido por varios clubes en Europa tras su gran Superclásico. El Real Madrid le rechazó con 11 años.

0
El día que el Madrid dijo no al nuevo Higuaín
JUAN MABROMATA AFP

El Superclásico es capaz de poner en los ojos del mundo a futbolistas que consigan destacar en el partido. Un nuevo caso es el de Julián Álvarez, que ya venía rompiéndola con River y ante Boca hizo un gran partido para que el conjunto de Marcelo Gallardo se llevara la victoria. La nueva estrella naciente del Millonario está siendo seguido por varios clubes europeos. En su día, el actual número '9' del equipo de Buenos Aires, fue rechazado por el Real Madrid.

Cuando tenía 11 años (actualmente cuenta con 21), Julián Álvarez formó parte del club blanco. Aunque con mucha juventud y por poco tiempo, el actual jugador de River había cruzado el charco para enfundarse la camiseta de uno de los clubes más grandes del mundo. Julián Álvarez relató a Olé hace tiempo la experiencia.

"Imagínense, era la primera vez que subía a un avión. El episodio del Real Madrid fue un poco loco. Recuerdo que llegué, ese mismo día me dieron el 10 y me hicieron jugar un amistoso. Ganamos y marcamos algunos goles. Inmediatamente después también jugué un torneo, que ganamos. ¿Por qué no me quedé?"

El Real Madrid se fijó en él a través de un ojeador. Todo lo demás, llegó rodado. Álvarez, que también formó parte de las categorías inferiores de Boca Juniors, llegó a España para hacerse un hueco a su temprana edad en el club blanco. Pese a la victoria como alevín en el torneo de Peralada (Catalunya) y brillar, la suerte fue esquiva con él y tuvo que volver a Argentina.

Julián Álvarez es un delantero moderno, de los que sabe hacer de todo y le gusta la movilidad sobre el campo contrario. Además, tiene el gol suficiente como para ver la portería contraria con facilidad. No es casualidad que Lionel Scaloni le llevara para la Copa América en la que salieron campeones, tampoco que siga entrenando ante futbolistas de la magnitud de Messi, Di María, Lautaro Martínez o Paredes.

En la que está siendo la temporada de su explosión sobre el terreno de juego, no es sorprendente que todo el círculo mediático que hay alrededor de él haya aumentado. Si hacerse un nombre en el presente de River podía ser un objetivo, puede que otro sea volver a Europa. Pero esta vez, para quedarse y tomarse su revancha.