BOCA 4-0 WILSTERMANN

Boca goleó a Wilstermann

El Xeneize le ganó 4-0 al conjunto boliviano, con goles de Reynoso, Benedetto y Zárate x2. Victoria necesaria para acomodarse en el grupo.

Boca goleó a Wilstermann
Jam Media Getty Images

Boca salió con todo y a los 40 segundos tuvo la primera oportunidad de gol pero Carlos Tevez desperdició una oportunidad de lujo al igual que en Curitiba vs. Atlético Paranaense. El remate del 10 se fue por encima del travesaño.

El Xeneize siguió intentado, aunque Jorge Wilstermann también aprovechó las suyas: Pochi Chávez estrelló un remate en el travesaño y estuvo cerca de marcar. Sorpresa en La Bombonera, que comenzó a gritar cada vez más fuerte para despertar a sus jugadores.

A los 31’, Sebastián Villa cayó dentro del área y el árbitro Haro marcó penal: Darío Benedetto tomó el balón pero el arquero Giménez voló hacia su derecha y detuvo el tiro.

Cinco minutos después, Julio Buffarini robó una pelota increíble sobre el lateral derecho, tiró el centro y Bebelo Reynoso conectó de cabeza. 1-0 para Boca y explosión en La Ribera. Así se fue el primer tiempo, con felicidad de los locales.

Luego del descanso, Boca salió dispuesto a liquidar el pleito y lo consiguió: a los 63’, el juez peruano cobró otro penal a favor del local y Benedetto volvió a agarrar la pelota. Tras el saludo de varios compañeros, Pipa le rompió el arco e infló la red. Desahogo total para el ‘9’ del hexacampeón de América.

A partir de ese momento, Wilstermann quedó desconcertado y casi que desapareció del partido. Los de Alfaro fueron por más y a los 85’ marcaron el tercer gol luego de que Mauro Zárate, quien había reemplazado a Carlitos, pique la pelota de manera exquisita.

Sobre el descuento, Mauro volvió a convertir de cabeza tras un centro de Nahitan Nández. Gran aparición del ‘19’.

El Xeneize sumó un triunfo vital para encaminar su clasificación hacia la próxima ronda, alcanzó los 7 puntos en el Grupo G y ahora deberá ir a Colombia para enfrentar a Deportes Tolima, el próximo 24 de abril.

Respira Boca, respira la gente que llenó el estadio y cantó sin cesar bajo una intensa lluvia.