Competición
  • Liga Argentina
  • Europa League

RIVER 3 - BOCA 1

Las claves del triunfo de River sobre Boca en la Libertadores

El conjunto millonario sumó su cuarta Copa Libertadores tras remontar a los xeneizes en el Santiago Bernabéu con goles de Pratto, Quintero y Pity Martínez.

River Plate sumó su cuarta Copa Libertadores tras ganarle el Superclásico a Boca en el Santiago Bernabéu. Los de Gallardo comenzaron de nuevo por detrás en el marcador pero lograron darle la vuelta al marcador para coronarse como reyes de Sudamérica en la prórroga. Estas son las claves del triunfo del equipo millonario.

Nacho Fernández

Fue la gran sorpresa en el once titular de Gallardo, que apostó por reforzar la medular y jugar con cuatro atrás y un solo punta, y no defraudó. Moviéndose desde la banda hacia dentro, tiró del equipo durante varios minutos y se inventó el empate, regalando el gol a Pratto tras un gran eslalon y una pared con Exequiel Palacios. Sale muy reforzado tras la final.

Reacciones desde el banquillo

Boca anotó justo antes del descanso pero Gallardo supo reaccionar. El 'Muñeco' sacó a Quintero por Ponzio, haciéndose definitivamente con el control del balón para comenzar el asedio sobre la portería de Andrada. Guillermo, por el contrario, apostó por un cambio de '9', quitando a Benedetto, el mejor de Boca con Nández, por Wanchope Ábila cuando parecía que al Pipa aún le quedaba gasolina. Cinco minutos después llegó el empate de Pratto. El partido dejó la sensación de que Gallardo fue más a por el partido que Guillermo.

El mediocampo de Boca

Guillermo volvió a confiar en su tridente en el medio formado por Wilmar Barrios, Nahitan Nández y Pablo Pérez pero no salió como esperaba. El colombiano acabó expulsado nada más comenzar la prórroga y lastró a su equipo por una acción evitable. El capitán acabó con molestias y sustituido por Gago, que volvió a romperse y dejó al equipo con nueve hombres, y el uruguayo fue de lo mejor sobre el césped, con garra y dejando para el recuerdo la asistencia a Benedetto.

El factor Quintero

El colombiano volvió a salir desde el banquillo pero tenía muy claro lo que hacer: moverse entre líneas, buscar pases filtrados a la espalda de los centrocampistas y, sobre todo, probarlo en cuanto pudiera. Quintero mandó dos por encima del larguero pero la tercera la clavó en la escuadra, desatando el delirio en medio estadio y arrancando el llanto en el otro medio. Su MVP fue más que merecido. Cambió por completo el rumbo del partido y escribió con letras de oro su nombre en la historia de River Plate.

El aguante de River

Un dato clave en la gran final de Libertadores ha sido que River apenas ha estado 11 minutos por delante en el marcador entre la ida y la vuelta. En La Bombonera ya tuvieron que remar contra marea tras el gol de Wanchope Ábila y el 2-1 de Benedetto, logrando el 2-2 final, pero también en el Bernabéu tuvieron que remontar el gol de Boca, de nuevo del Pipa, hasta lograr ponerse por delante por primera vez en la eliminatoria con el gol de Quintero, ya en el minuto 109.

Las hinchadas

Hay que destacar el gran comportamiento de ambas aficiones, con cordialidad y buen ambiente desde horas antes del partido hasta la celebración de River. El punto negro de la final, eso sí, fue la de los miles de hinchas millonarios que se quedaron sin poder ver en directo este histórico encuentro, teniendo además entrada para el Monumental, por culpa de un grupo minoritario de descerebrados. River ganó pese a no tener la localía pero solo unos pocos pudieron verle levantar la cuarta Libertadores.