NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BOCA JUNIORS

Benedetto y la chance de reinventarse

Pipa será titular en el Superclásico ante River e intentará volver al gol. Sus últimos meses no han sido buenos, pero Ibarra confía en él.

Actualizado a
BUENOS AIRES, ARGENTINA - FEBRUARY 20:  Dario Benedetto of Boca Juniors looks on during a match between Boca Juniors and Rosario Central as part of Copa de la Liga 2022 at Jose Amalfitani Stadium on February 20, 2022 in Buenos Aires, Argentina. (Photo by Marcelo Endelli/Getty Images)
Marcelo EndelliGetty

Darío Benedetto es uno de los jugadores con mayor jerarquía dentro del plantel de Boca. Nadie puede negar su calidad ni su capacidad para resolver situaciones que a otros futbolistas se les complica más de la cuenta. Por más que el presente del número 9 no sea el mejor, siempre habrá una posibilidad para reinventarse. Y este domingo debe ser el día.

Pipa comenzó de maravilla el año, pero su rendimiento fue bajando con el correr de los meses. El pico más hondo llegó cuando Boca quedó eliminado de la Libertadores ante Corinthians, donde él falló dos penales y fue uno de los principales responsables de la temprana salida del certamen continental. A partir de ahí, lo inimaginable allá por febrero: críticas, malas declaraciones ante la prensa, una larga sequía goleadora, pelea con un compañero (Carlos Zambrano) y una sanción impuesta por el club debido a actos de indisciplina.

Martín Palermo, el gran ídolo que tiene Benedetto, había avisado con tiempo que Darío debía bajar un poco el perfil. El heredero de la mítica casaca que vistió el Titán, máximo artillero de la historia de Boca, escuchó el consejo y lo puso en práctica: contra Atlético Tucumán ingresó bien desde el banco y frente a Colón tuvo chances para convertir. Los 53 goles en 107 partidos oficiales todavía le siguen dando crédito y alimentan la ilusión de quienes del otro lado del alambre esperan una alegría.

El grupo lo sostiene, Hugo Ibarra lo respalda y Juan Román Riquelme confía en que vuelva a ser el de antes. El cariño de los hinchas también está, pero ahora dependerá todo del hombre que dejó la comodidad de Europa para volver a vestir la camiseta del cuadro de sus amores. “Debe comprometerse en este momento con el grupo y darle para adelante. Ya está, lo pasado, pasado”, sostuvo el entrenador hace algunas semanas cuando fue consultado por cómo veía al nacido en Berazategui, provincia de Buenos Aires.

Con el Superclásico a la vuelta de la esquina, Pipa deberá enfocarse, únicamente, en lo que mejor le sale: jugar a la pelota. El partido ante River le cae en un momento justo para transformar la bronca en energía positiva y salir a flote una vez más. Nunca subestimen a un goleador.

La increíble historia de vida de Benedetto:

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?