BOCA JUNIORS

El Boca de Ibarra, a un paso del título en Reserva

El Xeneize le ganó 1-0 a Newell's y sigue a paso firme en el torneo. Quedan 6 puntos en juego y ya le sacó 5 al escolta. Los pibes son presente y futuro.

0
El Boca de Ibarra, a un paso del título en Reserva

La Reserva de Boca es una verdadera máquina. No hay manera de competirles. En todas las líneas se muestran fuertes y dejan en claro que dentro del plantel sobra jerarquía y calidad. Los defensores son sólidos, los volantes meten y juegan, y los delanteros no paran de hacer goles. Si el titular falta, el suplente rinde. La competencia interna es total y el manejo del grupo va acorde a los resultados.

Hugo Ibarra y Mauricio Serna comandan la tropa, marcan el camino y enseñan cómo se debe jugar con esta camiseta. Los trabajos realizados en el predio de Ezeiza, el lugar donde "Boca empieza a ser Boca", dan sus frutos y varios de los juveniles empiezan a pensar en una posible pretemporada con el equipo de Primera. Sebastián Battaglia los conoce y sabe lo que pueden dar, por eso tiene anotados a algunos de ellos en el borrador de los futbolistas citados para enero de 2022.

Las estadísticas definen y pintan de cuerpo entero al equipo del Negro y Chicho, quienes llevan 18 encuentros sin conocer la derrota y desde que llegaron ganaron 12 veces y empataron en 6 ocasiones. Pero eso no es todo: Boca hizo 49 goles y le convirtieron apenas 15. Números que ilusionan de cara al futuro.

Con Equi Fernández, Valentín Barco, Vicente Taborda y Exequiel Zeballos como principales figuras, el equipo se ubica en lo más alto del campeonato y está a un pasito de gritar coronar un estupendo año de trabajo. Si la próxima fecha logra un triunfo, no dependerá de lo que suceda con Colón de Santa Fe y levantará el trofeo de la categoría.

La televisación de los partidos de Reserva hizo que el alcance sea mayor. Hoy, los pibes son mucho más conocidos que antes y empiezan a ser considerados por millones de hinchas que abrazan esta pasión a lo largo del mundo. Lejos de sentir la presión de la fama, siguen jugando y demostrando que el sueño de defender al club de manera profesional está más vigente que nunca. Solo será cuestión de tiempo para verlos brillar en la Bombonera.