RIVER-BOCA

A dos años del último Superclásico en el Monumental

El 1° de octubre de 2019, River se impuso 2-0 sobre Boca por la ida de las semifinales de la Copa Libertadores. Fue la última vez que se vieron las caras en Núñez.

0
A dos años del último Superclásico en el Monumental

Este domingo, River y Boca se enfrentarán en el Estadio Monumental por la fecha 14 de la Liga Profesional de Fútbol, en un encuentro que promete ser atractivo dentro del campo y que contará con la particularidad de que marcará la vuelta de los hinchas del Millonario a su casa.

Curiosamente, los dos gigantes del fútbol argentino no se enfrentan en ese escenario desde hace exactamente dos años, cuando todavía no se hablaba de pandemia, de protocolos para asistir a la cancha y ni siquiera se contemplaba el uso de barbijos en la vida cotidiana.

Aquel 1° de octubre de 2019, los equipos de Marcelo Gallardo y Gustavo Alfaro abrían una serie de alto voltaje en Núñez, casi un año después de la histórica final que se definió en el Santiago Bernabéu.

Para el Xeneize, el duelo tenía cierto sabor a revancha, pero los locales fueron superiores durante la mayor parte del encuentro y sacaron una ventaja importante antes de la revancha en La Bombonera.

En el arranque del partido Rafael Borré de penal y en el complemento Ignacio Fernández tras una gran combinación con Matías Suárez construyeron la victoria 2-0 que hizo delirar a las 70 mil personas que colmaron las tribunas.

Hubo polémicas, discusiones, acusaciones y un clima caliente para el encuentro de vuelta, en el que los de la Ribera vencieron 1-0 pero no les alcanzó. Fue el final de un ciclo y poco después llegaría Miguel Ángel Russo al banco de suplentes. Por su parte, River perdió la final de manera increíble con Flamengo.

En 2020, COVID-19 y cronograma ajustado mediante, no hubo Superclásicos y recién este año se volvieron a encontrar, una vez por la Copa Maradona, dos por la Copa de la Liga y la última por la Copa Argentina.

Fueron tres duelos en La Boca y uno en La Plata y todos terminaron en empate, aunque en las dos definiciones por penales, la alegría fue azul y amarilla.

El domingo será una nueva historia, el primer clásico de Battaglia, quizás el último de Gallardo, pero con la esencia de siempre: un compromiso especial que mantendrá en vilo a propios y extraños.