BOCA JUNIORS

Ganar jugando bien: Battaglia lo hizo posible

El Xeneize empieza a cambiar la cara y se aferra a una idea mucho más protagonista. En el fútbol todo es más fácil cuando la pelota la tienen los de tu equipo.

0
Ganar jugando bien: Battaglia lo hizo posible
Marcelo Endelli Getty Images

Ganar siempre será lo más importante en el fútbol. Al fin y al cabo, los equipos salen al campo de juego con un solo objetivo: hacer más goles que el adversario y sumar tres puntos. Pero en la victoria y en la derrota también están las formas, algo fundamental para analizar lo que deje un partido cuando la espuma y la adrenalina quedan a un lado.

El Boca de Sebastián Battaglia lleva recién 180 minutos de acción, pero muestra aspectos interesantes en cuanto al juego y la disposición táctica. Lejos de apuntar contra todo el proceso de Miguel Russo, quien supo dar dos vueltas olímpicas en un año y medio, hay que marcar algo clave para la mejora del funcionamiento xeneize: la vocación ofensiva.

Los defensores juegan unos metros más adelante, los laterales aparecen subidos y terminan en posición de extremos, los mediocampistas generan sociedades y la presencia de un número 9 natural fija marcas en la última línea rival. Al leerlo parece fácil, pero a Boca le costó mucho tiempo entender que no siempre se puede jugar pensando primero en el arco propio y después en el de en frente.

El partido ante a Platense fue, sin dudas, el mejor del elenco de la Ribera en muchísimo tiempo. No solo por los tres goles convertidos, sino por el nivel colectivo que se vio dentro de la cancha: control y pase, la básica fórmula que sirvió para sellar el 3 a 1 final. Los que quieran quitarle mérito dirán que "no jugó contra nadie", pero no hace falta escuchar a los de afuera para entender lo que pasa adentro. Encontrar una identidad futbolística no será una tarea sencilla para el nuevo entrenador, pero el camino será mucho más fácil si se siguen viendo cosas como las de ayer.