ATL. MINEIRO 0 (3) - (1) 0 BOCA

Boca no pudo contra Mineiro y tampoco ante el VAR

El Xeneize se puso en ventaja, pero otra vez le anularon un gol de manera insólita. En los penales, el elenco brasileño fue más efectivo y pasó a cuartos.

Boca no pudo contra Mineiro y tampoco ante el VAR
BRUNA PRADO AFP

Atlético Mineiro salió decidido a buscar el partido, pero el entusiasmo le duró apenas 10 minutos. El conjunto brasileño intentó manejar la pelota, tuvo un mano a mano claro pero se fue cayendo con el correr del tiempo. Boca supo afirmarse, se metió en el juego y también genero cierto peligro sobre el área rival.

Entre el mal estado del campo de juego, que contó con un regado excesivo en el césped, y la cantidad de faltas que cometieron ambos equipos para cortar el juego, el desarrollo se hizo cortado y demasiado pausado. Por lo tanto, el buen fútbol no tuvo lugar, pese a algunas aisladas ocasiones, y la fricción se impuso ante la creatividad.

Ignacio Fernández y Hulk no pudieron entrar demasiado en juego, al igual que Cristian Medina y Diego González, dos de los volantes que dispuso Miguel Russo en cancha. Norberto Briasco aguantó lo que pudo, pero tampoco recibió descargas de Sebastián Villa y Cristian Pavón. En fin, el 0-0 parcial fue el resultado más justo para que ambos se vayan al descanso.

Lo más destacado del complemento, lamentablemente, estuvo otra vez en el VAR: Boca convirtió un gol gracias a un certero remate de Marcelo Weigandt dentro del área, pero el juez Esteban Ostojich decidió anularlo debido a una supuesta posición adelantada de Diego González en la previa.

El partido se desvirtuó por completo, auxiliares de ambos técnicos se fueron expulsados, los jugadores se carajearon varias veces y el trámite se trabó más de lo imaginado. El Xeneize fue perjudicado una vez más en la serie y Atlético quedó con vida gracias a la inoperancia de quienes manejan la cuestión dentro de la cabina.

El 0-0 global no se quebró más, pese a que el cuadro argentino marcó dos goles a lo largo de los 180 minutos, y la serie se definió desde el punto del penal en el estadio Mineirao. Allí, el conjunto de Brasil fue más efectivo y terminó consiguiendo el pase a la ronda siguiente. Boca, de correcta labor, falló tres de sus cuatro remates y quedó en el camino.