SELECCIÓN ARGENTINA | ÁNGEL DI MARÍA

"Ahora voy por Qatar"

En una nota al Diario La Nación, Ángel Di María habló sobre lo que es ser campeón con la Selección. Su gol, su diálogo con Scaloni y lo que espera en el futuro.

"Ahora voy por Qatar"

Ángel Di María tuvo su soñada revancha en el Estadio Maracanã. De su autoría en la red, Argentina logró ante su eterno rival su primer título en mayores tras 28 años de sequía. Pero el del PSG no se conforma y en una entrevista en La Nación, confirmó que va por más en la Selección Argentina.

El gol ante Brasil, calco del gol ante Nigeria en Beijing:

"Bueno, todos ya saben que mi mujer me lo había dicho, ¿no? Increíble. Ella lo vio venir. Pero Masche (Javier Mascherano) también me lo había anticipado: el día después de pasar por penales contra Colombia, Javier me escribió y me dijo que iba a hacer el gol en la final. Pero jamás pensé que iba a ser de esa manera, por arriba. Sí, sentía que si me tocaba jugar, un gol podía hacer. No sé, era un sentimiento, una sensación, pero me daba vueltas. Rodrigo (De Paul) me dijo que a veces el lateral de ellos (Renán Lodi) se quedaba. Y definí como tenía que definir: me quedó picando, lo vi saliendo al arquero y era así, era por arriba. Lo tenía en la mente apenas controlé la pelota. Salió todo perfecto. Fue como contra Nigeria en los Juegos Olímpicos de China, pero del otro lado. Trece años después, otro gol importante, para ganar un título, con una definición casi casi igualita… Tenía que ser así".

Sumar un título con la Selección. ¿Revancha?

"No, no hay revancha, no hay paz interior, no, no. Sólo felicidad siento. Genuina, felicidad. Desbordante si querés, estoy todo el día con una sensación de plenitud. Siento una alegría enorme por mi familia, por todos los que están a mi lado siempre. Ellos fueron los que me bancaron siempre, los que no me dejaron bajar los brazos nunca. Sólo eso siento, felicidad. Ni reproches, ni venganza, ni se lo dedico a nadie. Felicidad por mi familia, por mí, por haber logrado los que tanto deseaba y lo que tanto busqué".

Perseverancia en la Selección

"No sé si sentía que el premio iba a llegar, en definitiva, eso nadie lo sabe. Sí, sentía que no podía bajar los brazos. Tenía que intentarlo, tenía que forzarlo. Siempre luché, siempre di lo mejor de mi, porque en los clubes que he jugado, si no das el 100 por ciento no jugás. Sólo así me he podido mantener en esa elite. Bajar los brazos no está en mi vocabulario. Realmente yo no sabía si algún día se me iba a dar, sólo sabía que tenía que seguir buscándolo".

Dejar la Selección tras tantas frustaciones, ¿posibilidad?

"Por la cabeza se me cruzó muchas veces, pero nunca terminé de confirmármelo internamente ni se lo plantee a alguien cercano. Y creo, más allá de las críticas y las derrotas, que nunca lo hubiese hecho porque la selección es el lugar más importante al que aspira un futbolista. Y cada vez que vuelvo, la disfruto como la primera. Es un lugar único. Cuando llega alguien nuevo, dice exactamente lo mismo que dijimos todos la primera vez que nos tocó estar. Es un privilegio. Es imposible estar mal en la selección."

Campeón de la Copa América. ¿Fin de una etapa?

"No. Ahora quiero seguir más que antes. Ahora quiero seguir, se vienen los partidos de las eliminatorias, queda un año y nada para el Mundial. Creo que demostré que merezco estar, que sigo mereciendo estar, que estoy en un gran nivel. Y seguiré peleando para estar. Que nadie lo dude. Ahora, más que antes. Sin antes quería estar, ahora es el doble. Se vienen septiembre, octubre y noviembre con muchos partidos por las eliminatorias y no me los quiero perder. Primero, llegar al Mundial, y después quiero estar en ese Mundial. Ahora voy por Qatar. Yo no cierro puertas nunca. No me las cerré cuando estaba todo mal, menos lo voy a hacer ahora. Lo diré siempre: a la selección nunca se le dice que no. No me voy a querer ir más. La puerta de la selección me la va a tener que cerrar alguien, yo no".

El diálogo con Mascherano, Higuaín, Sergio Romero...

"Están muy contentos. Ellos me dicen gracias, y yo no lo puedo creer. Me dicen que esta fue la revancha por las otras finales. Hablé con todos, tenemos un grupo de Whatsapp y estaba lleno de mensajes. Con Mascherano hablaba casi todos los días durante la Copa; me decía que estuviera tranquilo, que cada vez que me tocase jugar lo hiciera a full, sin importar cuántos minutos fueran. Son gente buena leche, ellos sólo querían lo mejor para la selección. A ellos no pudo dárseles y desde afuera siguieron haciendo fuerza. Estaban ahí, atrás nuestro. Son parte de todo, por eso esta Copa América también es de ellos".

El DT Lionel Scaloni, idas y vueltas:

"Nuestra relación con Lionel siempre fue espectacular. Mucha gente habló muchas cosas, dijeron boludeces. Nunca tuvimos problemas. El decía quién venía, quién no, y hubo momentos en los que me tocó estar y otros en los que no. Esa vez que me llamó terminamos llorando, sí. Yo le decía que quería estar, que si el tenía que probar jugadores y a mi debía mandarme al banco, no había problemas. Yo quería estar igual. Le conté que la estaba pasando mal estando afuera, y todo eso te emociona. Yo amo estar en la selección".

La nueva generación en la Selección:

"Son caraduras en el mejor sentido. Juegan, intentan, si la pierden vuelven a intentarlo, no tienen miedo. Y eso es importantísimo en la Selección. Ellos sabían que si las cosas no se daban, las críticas iban a estar, pero notaba que estaban fuertes de la cabeza. Van creciendo y ya consiguieron un título. Para muchos fue su segunda Copa América, para otros la primera, y ya tienen un título. ¿Sabés lo que es sacarse ese peso tan pronto? Van a poder disfrutar de la selección con más tranquilidad. Ya no arrastran nada. Y el equipo va a poder seguir creciendo. Ya todos saben de qué se trata ser campeón con la selección".