RIVER PLATE

Leo Díaz, figura y a un paso de la gloria

El juvenil arquero de River se hizo grande en La Bombonera y estuvo a punto de redondear una tarde soñada. Su futuro en el plantel, por el momento, es una incógnita.

Leo Díaz, figura y a un paso de la gloria

Las 24 horas previas al atípico Superclásico de este domingo resultaron tumultuosas para todo el mundo River y las 15 bajas por COVID-19 obligaron a Marcelo Gallardo a improvisar para un partido en el que su equipo estuvo a la altura y quedó a las puertas de la clasificación.

En ese contexto, hubo un protagonista que se llevó todas las miradas y que se hizo cargo en los 90 minutos de la expectativa que había puesta sobre él, aún con su inexperiencia: Alan Leonardo Díaz.

El chico de 21 años nacido en Lanús tuvo que asumir una responsabilidad impensada ante las ausencias de los cuatro arqueros del plantel y se lució con intervenciones seguras, varias atajadas a Carlos Tevez que sostuvieron el resultado y hasta un penal en la definición contra Edwin Cardona.

Díaz llegó a Núñez a los 7 años, pasó por las categorías infantiles y luego por todas las Divisiones Inferiores hasta terminar en la Reserva, donde apenas había ido al banco en 17 encuentros y ni siquiera había debutado, relegado por Franco Petroli.

Quizás su nombre nunca hubiera aparecido en los registros de los futbolistas que defendieron la Banda Roja en Primera División, pero el destino le hizo un guiño y él supo aprovecharlo. Con aplomo, con personalidad, sin arriesgar de más y con buenos dotes técnicos, fue transformándose poco a poco en la figura de la cancha.

Mientras tanto, su popularidad crecía también afuera. Fue tendencia en las redes sociales, donde la noche anterior se había filtrado una foto suya en una peluquería de su barrio, emprolijándose para la chance de su vida. Su cosecha de seguidores en Instagram pasó de unos pocos conocidos a 350 mil de un tirón.

El joven humilde que disputaba torneos por dinero junto a sus amigos hasta hace días, hoy está en el centro de la escena y hasta se presentaría una solicitud en CONMEBOL para incluirlo como una excepción en la lista de la Copa Libertadores. En principio, se cree que ese pedido no prosperaría.

Díaz no tiene contrato profesional y aún no se sabe qué sucederá con él en el futuro. Por lo pronto, podrá atesorar el abrazo contenedor del Muñeco en La Bombonera, el reconocimiento de los riverplatenses y la esperanza de que este sea el primer paso de una carrera prodigiosa.