River Plate

River dio un paso al frente justo a tiempo contra Colón

El Millonario jugó el domingo con la presión de los demás resultados de la fecha y venció al puntero de la Zona A. Una importante muestra de carácter.

River dio un paso al frente justo a tiempo contra Colón
ALEJANDRO PAGNI AFP

Los empates 0-0 ante Racing y Arsenal habían sido dos oportunidades perdidas por el River de Marcelo Gallardo. Si bien el entrenador había destacado el esfuerzo y la búsqueda de sus dirigidos, ambos resultados habían dejado una sensación amarga, por tratarse de un rival al que se había goleado pocas semanas atrás y otro que marchaba último en la tabla de posiciones.

Después de un valioso triunfo entre semana contra Atlético Tucumán por la Copa Argentina, el Millonario llegó quizás al primer punto de inflexión de la temporada. Con un nuevo Superclásico a la vista, a pocos días del comienzo de otra Copa Libertadores y entrando en la etapa de definiciones de la Zona A de la Copa de la Liga.

Como sucedió casi siempre en el ciclo del Muñeco, su equipo interpretó el momento y asumió la responsabilidad de enfrentar al líder y hasta anoche invicto Colón con la decisión de romper la sequía goleadora en el certamen y reencontrarse con una victoria imprescindible en casa.

Es cierto que le costó poco más de un tiempo traducir sus intenciones en el resultado. Las intervenciones positivas pero intermitentes de Nicolás De La Cruz y Agustín Palavecino, hoy los principales generadores de juego de los de Núñez, obligaron a buscar otras alternativas para encontrar profundidad en ataque.

Los saludables regresos de Gonzalo Montiel y Fabrizio Angileri le devolvieron a River una de sus principales fortalezas ofensivas por ambas bandas y las buenas incursiones de Paulo Díaz en campo contrario colaboraron para sorprender y romper líneas.

Con un Rafael Borré bajo en los últimos encuentros y los jóvenes Julián Álvarez, Lucas Beltrán y Federico Girotti todavía en su proceso de formación, el retorno de Matías Suárez parece imprescindible para recuperar un arma de desequilibrio y cambio de ritmo.

Pero si algo no negocia Gallardo es la actitud de sus hombres y la conciencia de lo que hay en juego. Ante un oponente algo mermado por lesiones y casos de coronavirus pero muy serio en su planteo, los locales pudieron imponer sus condiciones y quedarse con los tres puntos.

La presión que le habían trasladado sus competidores directos (Estudiantes, Racing y San Lorenzo) no hizo mella en River y, a falta de cuatro jornadas, además de ocupar la segunda posición volvió a mostrar un síntoma siempre positivo: el de un equipo que gana cuando tiene que ganar.

Vendrá una seguidilla difícil y agotadora, pero el DT dejó en claro una vez más que el contexto adverso es lo que alimenta su deseo de competir: "Tenemos dos frentes que encarar. Va a ser duro, pero vamos a estar preparados para eso".