ARGENTINA

Marcos Rojo, un paso por Inglaterra marcado por las lesiones

El defensa argentino, que apunta como uno de los refuerzos de Boca, vio frenado su rendimiento en el Manchester United por los problemas físicos.

0
Marcos Rojo, un paso por Inglaterra marcado por las lesiones
manutd.com

Parece que el punto final de Marcos Rojo en Inglaterra cada vez está más cerca. El argentino, que tras un gran desempeño en el Mundial de 2014 y el Sporting CP consiguió llegar al Manchester United para jugar en la Premier League, ha visto cómo las lesiones fueron mermando su participación con los red devils. Algo que se acentuó con su grave lesión del ligamento cruzado anterior en 2017.

Su llegada a Manchester, que supuso un desembolso de 20 millones de euros para el club inglés en agosto de 2014, seguramente tenía el objetivo de reforzar el lateral izquierdo. Una posición que necesitaba un nuevo dueño tras la marcha de Evra. No obstante, las circunstancias han llevado a que el platense haya disputando más partidos en el centro de la defensa que en el costado. Algo que se propició por las lesiones, su envergadura física para poder jugar como central, y un desplazamiento de balón con la izquierda que podía otorgar facilidades a su equipo.

Seguramente en el centro de la defensa fue donde encontró su mejor nivel en Inglaterra. Jugando tanto en una defensa de 3 como de 2 (en el perfil izquierdo) el argentino demostró ser un jugador contundente. No siempre seguro en sus acciones, pero si lo suficientemente "agresivo" como para paliar sus puntos débiles. No obstante, esa agresividad en ocasiones le jugó malas pasadas, sobre todo cuanto tenía que defender a campo abierto. Pese a esto, Rojo tuvo tramos en el Manchester United en los que su nivel le puso como el mejor defensa mancuniano posiblemente.

Con esto, en los últimos años seguramente la carrera del argentino haya tomado un camino hacia la posición de central, alejándole del lateral izquierdo pese a poder jugar ahí. Desde 2017, cuando se lesionó de gravedad, no ha vuelto a tener regularidad con el primer equipo, saliendo de los planes de futuro que podían tener con él. Pese a renovar en 2018 (hasta 2021), el defensor se ha perdido desde su llegada a las islas un total de 112 partidos por las lesiones, algo que ha influido en su última cesión a Independiente y los últimos rumores.

Ahora, con el rumor de su fichaje por Boca, Miguel Ángel Russo puede sumar a su plantilla un jugador polivalente, que si consigue dejar atrás las lesiones, con 30 años aún tiene mucho por aportar. Y si no que pregunten a Louis van Gaal y José Mourinho, dos técnicos para los que supuso un punto a favor en su línea defensiva.