COPA LIBERTADORES

Los grandes peligros de Santos en Libertadores contra Boca

El conjunto paulista no era uno de los grandes candidatos al título pero llega lanzado después de eliminar a Gremio y con jugadores muy inspirados.

El conjunto paulista no era uno de los grandes candidatos al título pero llega lanzado después de eliminar a Gremio y con jugadores muy inspirados.
AMANDA PEROBELLI Pool via REUTERS

Santos será el rival de Boca Juniors en las semifinales de la Copa Libertadores. El equipo paulista ha sido la gran sorpresa del torneo, ya que no entraba en la lista de principales candidatos y llega a esta ronda después de algunos triunfos de mucha categoría como el conseguido en la altura de Quito o la goleada sobre Gremio.

El equipo dirigido por Cuca ha crecido con el paso de los partidos, ha logrado ser fuerte en defensa y ha desarrollado jugadores en la parte ofensiva. Si cuando se reanudó la campaña el equipo era Soteldo y diez más, ahora el venezolano ha dejado de ser tan importante (se perdió la eliminatoria con Gremio por coronavirus) y han aparecido otras figuras como Kaio Jorge, el sorprendente Marinho o Sandry, un de las grandes apariciones en el momento cumbre del año.

Kaio Jorge, de 18 años, debutó con 16 y en ese momento ya era considerado como una de las joyas del fútbol base de Brasil. Siempre ha dejado destellos cuando ha tenido oportunidad, pero es ahora cuando ha logrado ser regular a la par que contundente en el área. Ya suma cinco goles en Copa Libertadores y está en uno de esos momentos de inspiración que marcan la diferencia en un goleador.

Marinho es uno de esos jugadores que tardan demasiado en encontrar su lugar en el mundo del fútbol. Sin embargo, ha sabido esperar y aprovechar la oportunidad en el Peixe. Con 30 años ha olvidado el paso gris por numerosos clubes de Brasil e incluso en China. Es el segundo máximo anotador del Brasileirao con 14 dianas y en Libertadores ya acumula cuatro.

Sandry, también con 18 años, fue la novedad en el centro del campo diseñado por Cuca para medirse a Gremio. Una opción arriesgada que dio un resultado formidable. No había sido titular hasta ese momento en el torneo continental y se mostró como un mediocentro muy completo, de sacrificio, entrega y buen trato de balón. No le pesó la responsabilidad y será difícil que ahora el técnico lo saque del once. Fue campeón del mundo en la categoría Sub-17 aunque apenas sumó unos pocos minutos como suplente.

También es una pieza fundamental Lucas Verissimo, tentado ya por varios clubes importantes de Europa, que incluso pueden buscar un traspaso en el mercado que se inicia el 1 de enero. El central de 25 años, formado en Santos, destaca por ser fuerte en el juego aéreo, por su rapidez en el corte y movilidad para salir de su posición a buscar el robo.

Si ante Boca se recupera Soteldo, Pituca vuelve de su sanción y el resto de jugadores mantienen el nivel mostrado hasta ahora, el Peixe será un duro rival, con fondo de armario capa de imponer un alto ritmo y con un poder ofensivo que pondrá a prueba al plantel de Russo.