River Plate

Ruggeri: "Me fui de Boca a River para jugar en un grande"

El Cabezón recordó su cruce de vereda del Xeneize al Millonario en la década del '80 y explicó por qué ratifica la decisión que tomó en aquel entonces.

0
Ruggeri: "Me fui de Boca a River para jugar en un grande"
ESPN

La crisis futbolística y económica de Boca en la década del '80 era tal que la experiencia de muchos jugadores que pasaron en aquellos años por la institución resultó traumática y muy alejada del club próspero y protagonista que hoy es el Xeneize.

Tal es el caso de Oscar Ruggeri, campeón del mundo y referente del fútbol argentino que hoy se desempeña como periodista en ESPN. En el programa 90 Minutos, el Cabezón recordó su paso a River a raíz del aniversario de la violenta patada que le pegó Roberto Passucci en el Superclásico de 1985.

"Yo lo único que quería era jugar al fútbol en un equipo grande. River me abrió las puertas y me fui. Estoy feliz de la vida de haber tomado esa decisión. Feliz por lo que viví", explicó el ex defensor.

Al ser consultado sobre la grandeza boquense, ratificó: "Yo no estaba en un grande. Boca en ese momento no era grande. Boca era de lo peor. Seis años jugué ahí y cobré una vez. Cobré en el '81 cuando vino Maradona, que ahí mas o menos arreglaron las cosas y salimos campeones. Ahí nos fue bien. Después, los demás años no cobré nunca. Yo firmé un contrato y no firmé más. Después quedé libre".

"Gracias a Dios cambié, por todo lo que me vino después. Mundial del 86, campeón con River en el 86 de todo lo que se jugó. Todas las copas habidas y por haber se jugaron y las ganamos. River me dio la posibilidad de seguir con mi carrera. En Boca no tenía posibilidad. En Boca eran impresentables. Boca ahí era chiquito, pero muy chiquito. Lo hicieron los impresentables que lo manejaron. Los dirigentes hacen grandes a los clubes o chiquitos, con las decisiones que tomaban", insistió Ruggeri.

Por último, contó situaciones difíciles que le tocó atravesar en el equipo de La Ribera: "No teníamos ropa. Los de provincia entrenábamos en Provincia y Capital por separado. Nos juntábamos un rato antes del partido en la cancha. Íbamos con el auto a jugar, nos pasaban los hinchas y saludaban. Ellos iban a alentar y nosotros a jugar. Tuvimos que pintarle los números a la camiseta".