CORONAVIRUS ARGENTINA

Coronavirus Argentina: ¿por qué el Gobierno rechaza las pistolas Taser?

Desde el Gobierno Porteño, lanzaron la compra de 300 'pistolas Taser' como respuesta al policía muerto. Desde el oficialismo, hay posiciones encontradas.

Coronavirus Argentina: ¿por qué el Gobierno rechaza las pistolas Taser?

Luego de la trágica muerte del policía de la Federal acuchillado por un hombre en Palermo, barrio ubicado en el norte de la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno de la Ciudad dio la orden de avanzar con la compra de 300 dispositivos de inmovilización temporal para que sean utilizadas por la Policía de la Ciudad. Así lo ordenó el Vicejefe de Gobierno Diego Santilli, quien además está a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

El proceso para adquirir estas herramientas conocidas como "pistolas Taser" se inició el año pasado, cuando también se enviaron a instructores de tiro del Instituto de Seguridad Pública de la Policía de la Ciudad a capacitarse a distintos países.

"Nuestra intención es equipar con estos instrumentos tipo Taser a nuestra Policía, como una herramienta más para cuidar a los que nos cuidan. Por eso di la instrucción de reiniciar el proceso de compra de 300 de estas unidades. Prefiero que la Policía utilice estos dispositivos antes que un arma de fuego. Es una herramienta que ayuda a reducir a un delincuente en una situación complicada, sin tener que usar un arma letal", afirmó Santilli al Diario Clarín.

En la Ciudad, el objetivo, en un principio, es utilizarlas en lugares cerrados donde circulen muchas personas y sería totalmente inapropiado utilizar armas de fuego.

Desde el oficialismo, hay posiciones enfrentadas respecto a la utilización de las 'Pistolas Taser':

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró que "no se puede estar discutiendo en el año 2020 el uso de pistolas Taser por cuestiones ideológicasLo que ha ocurrido (con la muerte de Roldán tras ser apuñalado por un hombre con las facultades mentales alteradas) vale la revisión de todos aquellos que por cuestiones ideológicas no cuantifican lo que es la vida de un policía", sostuvo el funcionario en declaraciones a Radio Rivadavia.

Por su parte, la Ministra de Seguridad Nacional, Sabina Frederic, había derogado en diciembre de 2019 el protocolo de uso de las Taser que había impulsado Patricia Bullrich, su predecesora en el área.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró que la utilización de las pistolas Taser "no está en estudio" dentro de las fuerzas federales de seguridad y confirmó que tanto las provincias como la ciudad de Buenos Aires "tienen autonomía" para decidir su implementación.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, pidió el uso de las pistolas Taser: "Usar Taser, tonfas o cualquier instrumento nuevo que ayude a incorporar tecnología contra el delito es una obligación. Son las herramientas que en Estado de Derecho nos da la Constitución para hacer cumplir la ley", planteó el legislador.

El uso de estos dispositivos tiene como objetivo brindarle seguridad a los vecinos, mediante su uso y al mismo tiempo evitar daños colaterales durante el accionar policial. Esto permite inmovilizar a una persona en forma instantánea logrando al mismo tiempo hacer cesar un delito y proteger la vida del delincuente. Es una herramienta más, como los son los gases lacrimógenos, las postas de goma, los bastones, que permite a la policía hacer frente a situaciones en las que el uso de armas de fuego no es recomendable.

Sin embargo, los organismos de derechos humanos rechazan su uso por considerar que es un elemento de tortura y proponen límites para evitar uso indiscriminado que no se tuvieron en cuenta. Un estudio realizado por Amnesty International en los Estados Unidos que mostró que de 334 personas muertas por el uso de las Taser entre 2000 y 2007, sólo 33 portaban armas y sólo 4 armas de fuego. Es decir, más del 90% de las víctimas fatales estaban desarmadas.