COPA LIBERTADORES

Copa Libertadores: dos argentinas, las primeras juezas de línea de la historia

Mariana De Almeida y Daiana Milone se convirtieron en las primeras colegiadas mujeres en un partido de Copa de varones. ¡Que se vuelva normalidad!

Copa Libertadores: dos argentinas, las primeras juezas de línea de la historia
Marcelo Endelli Getty Images

Aún en 2020, son muy pocas las mujeres que lograron arbitrar en las grandes ligas masculinas del mundo. En la Champions League de varones, por caso, todavía no se le dio la oportunidad a ninguna mujer de participar en una cuaterna arbitral y recién en 2019, por primera vez, una mujer impartió justicia en una final de la UEFA: Stéphannie Frapart, quien dirigió el encuentro decisivo de la Supercopa entre Liverpool y Chelsea.

En ese sentido, la Copa Libertadores dio un paso adelante y le sacó ventaja a la Champions Legue: por primera vez en la historia hubo juezas de línea en encuentros de la competencia más importante del continente.

A último momento, la terna arbitral prevista para partido entre Racing Club y Nacional de Montevideo por la Copa Libertadores, dio positivo de COVID-19.

Ante la baja repentina del juez Anderson Daronco, sus dos asistentes, Fabricio Vilarinho y Rafael Alves, y el cuarto árbitro, Bruno Arleu, la CONMEBOL decidió hacer un intercambio de jueces con los asignados para el encuentro entre Defensa y Justicia y Delfín y, además, convocar por primera vez a dos árbitras a dirigir un partido de Copa Libertadores masculina.

Se trata de las argentinas Mariana De Almeida y Daiana Milone, quienes se transformaron en las primeras mujeres en participar en un encuentro de estas características.

De Almeida fue jueza de línea en el encuentro entre Racing y Nacional, en Avellaneda, mientras que Milone hizo lo propio en Florencio Varela, un rato más tarde.

Así, ambas quedaron en la historia de la CONMEBOL, una historia que no le dio lugar a las juezas hasta 2020, pero que puede empezar a cambiar: la presencia de árbitras en estos partidos debería ser normalidad.