TENIS | DEL POTRO

"Quiero jugar y decirle a Federer: 'Roger, saludá a mis viejos'"

El tenista tandilense dejó en claro en una entrevista en ESPN su intención de volver, y reveló cuáles son sus motivaciones para retornar al circuito.

"Quiero jugar y decirle a Federer: 'Roger, saludá a mis viejos'"

Juan Martín Del Potro sigue en etapa de recuperación de su rodilla. Con el circuito parado por la pandemia, 'Delpo' aprovecha y contó en una entrevista con ESPN su ilusión de volver a las grandes luces del circuito ATP con una gran ambición: jugar con Federer y que sus padres saluden a la leyenda suiza. Además, habló sobre su victoria en la Copa Davis y una anécdota emotiva con su abuelo fallecido.

La chispa de Juan Martín para retornar al circuito:

"Mi papá y mi mamá no me vieron nunca en vivo en un gran torneo. Me han visto jugar Copa Davis acá con mi hermana, ella sí viajó al US Open. Con este tema de la lesión de la rodilla y de la vuelta, ésto de mis viejos es algo que a mí no me deja estar tranquilo, no me deja bajar los brazos. Me hace decir ‘yo tengo que volver a jugar’ y tengo que ir con mi mamá y mi papá y decirle a Federer: 'Roger saludá a mis viejos'".

La convivencia de 'Delpo' con el dolor físico:

"Jugué tantos años con dolor de muñeca que si tengo que jugar un poco más con dolor de rodilla para cerrar un ciclo como me gusta, hago el esfuerzo".

Los padres de Del Potro, la motivación:

"Esa cultura de trabajo que ellos tienen siempre se aplicó durante mi carrera. Muchas veces había oportunidades para que viajen y mi mamá no quería faltar a la escuela para no dejar de dar clases, lo mismo mi papá con algún trabajo en el campo. Mi hermana sí ha tenido la oportunidad de viajar y verme un poco más, pero lo de mis viejos sí es algo que me quedó pendiente, ahora por culpa de la lesión de la rodilla".

La final de la Copa Davis:

"Iba perdiendo dos sets a cero contra (Marin) Cilic y tuve que ir abajo a mojarme un poco la cara, a tratar de resetearme y volver. Ahí me di cuenta que tenía que disfrutar ese momento sea cual sea el resultado, porque posiblemente nunca más vuelva a estar en esa posición. Tener la oportunidad de jugar para Argentina la Copa Davis, en Croacia, con un montón de argentinos en la cancha, y tener la raqueta en mi mano para cambiar la historia y dar vuelta ese partido, sólo tenía que disfrutarlo. Y terminé disfrutándolo tanto que no quería que terminara más".

El momento con su abuelo, fallecido a los meses de ganar la Davis:

"Él era el que siempre me pedía un poco más. Yo ganaba un torneo y él me decía 'bueno, bien Juancito, pero ahora hay que ganarle a Federer' y yo nada, le decía 'bueno abuelo, ya va a llegar'. Se llamaba Francisco mi abuelo, era carnicero. En el 2015, que yo estuve muy mal de las muñecas, me motivó a seguir, me decía que no podía bajarme. Me operé, volví, y en los Juegos Olímpicos de Londres me dice: 'Si no volvés con la medalla, no tenés la carne'. Volví con la medalla y me pidió la Copa Davis, y cuando la ganamos volví a Tandil e hicimos un asado con mi familia. Nos sentamos todos en la mesa y a mi abuelo le pusimos la Copa Davis. No la quería soltar. Me dijo 'ahora ya estoy feliz y me puedo ir en paz', y a los pocos meses falleció. Fue algo como sentirme realizado por haberle devuelto tanto cariño que me dio de chiquito y que haya visto todo lo que soñó con su nieto, creo que fue uno de mis mejores logros, más allá del tenis".