Copa Libertadores

Roger Bello: "Creí que nos iban a matar a todos"

El veedor de la CONMEBOL en la noche del gas pimienta habló con Olé a cinco años de ese episodio y contó con detalles cómo vivió aquel incidente.

Roger Bello: "Creí que nos iban a matar a todos"
Sitio Andino

Hace exactamente cinco años, se produjo un hecho vergonzoso para el fútbol sudamericano que marcó además una era en los Superclásicos: River y Boca jugaban la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores en La Bombonera cuando un ataque con gas pimienta al plantel visitante obligó a la suspensión del partido.

En la dantesca escena hubo un hombre que fue el centro de atención: Roger Bello, el veedor que la CONMEBOL que había asignado para el encuentro y que tuvo que encargarse de tomar decisiones en torno al incidente. Cinco años después, habló con Diario Olé y contó sus sensaciones.

"Esa noche tuve miedo. En los primeros minutos, tuve miedo. En medio de ese caos, me detuve un momento y miré las tribunas. Dije: ‘Se nos vienen encima, acá se nos meten en la cancha y nos matan a todos’. Ese era mi gran temor", explicó el boliviano.

En el mismo sentido, añadió: "Yo digo que esa noche tuvimos la suerte, la guía, la luz, de poder decidir de la forma más imparcial. Que pudiéramos salir todos ilesos después de lo que hizo ese inadaptado".

Sobre los motivos que lo llevaron a la suspensión del encuentro, fundamentó: "No estaban las condiciones para jugar, a los cinco minutos yo ya sabía que el partido no podía seguir, que había que suspenderlo. Yo me acerqué a Herrera y le dije: 'Darío, vos no digas nada. Nada. Yo te voy a ir diciendo'. Yo ya sabía lo que iba a hacer, pero no se lo dije a nadie. No podía filtrarse. A los cinco minutos no podía decirles a 50 mil personas que un partido así no iba a seguir, que se fueran todos a sus casas".

A su vez, justificó la demora en el procedimiento: "Empecé a manejarme para desalojar al público. Había muchas familias, chicos. Podía pasar cualquier cosa. Yo me sé el reglamento de memoria. Sé que hay que esperar 40 minutos cuando hay algún incidente y que la prioridad es jugar. Pero los de River no estaban para seguir".

"River iba a estar muy disminuido. Yo hablo con el médico del doping y le digo que vaya a revisar a los jugadores. Me dice: 'Roger, así no pueden jugar. Tienen quemaduras'. Yo lo escuché, no le comenté nada, pero como dije, ya tenía la decisión tomada. No había manera", desarrolló el comisario deportivo.

Por otra parte, Bello se refirió al ingreso de Rodolfo D'Onofrio al campo de juego: "Quería ver cómo estaban sus jugadores. Yo lo veo. Insultaba. Le dije: 'Presidente, vuelva a su lugar, déjeme hacer mi trabajo'. Patanian me decía: 'Así no pueden jugar'. Yo les dije: 'Salgan'. No lo tomé como una presión, sino como que querían saber cómo estaban sus jugadores".

En tanto, contó acerca de la reunión improvisada que mantuvo con Daniel Angelici: "Fue en el momento más álgido. Fui a una oficina. Estaba solo. Sentado. Se agarraba la cabeza. Me pidió disculpas. Me dijo: 'Hace días venimos preparando este partido, toda la parte de seguridad, y mirá, Roger, lo que nos pasa'. (...) Me dijo que hiciera lo que creyera conveniente".

En el campo de juego, la incertidumbre era total y el veedor reveló: "Los de Boca me preguntaban qué iba a pasar. Ellos tenían una gran incertidumbre. Fernando Gago, una excelente persona, en un momento, tapándose la boca, me dice: 'Roger, lo empezás, ¿no? Mirá que si el partido no sigue, salimos todos muertos'. 'Tranquilo, Fernando, tranquilo', le dije.

Por su lado, Marcelo Gallardo defendía la postura de retirar el equipo: "Hablé con él en tres momentos. Me decía que los jugadores no se iban a recuperar: 'Mirá cómo está Ponzio'. Y me preguntaba cuánto tiempo más iba a demorar para tomar una decisión. Yo tenía la decisión, pero no podía decirla. El único que me presionó fue el de seguridad (Sergio Berni)".

"Él sí me dijo que había que jugar: 'Tiene que comenzar ya. Te exijo que se juegue'. Obviamente yo hice lo que consideré mejor. Fui coordinando todo con un jefe policial que me ayudó, un hombre bajito, muy capaz, no recuerdo su nombre. Le pregunté si tenía los efectivos para poder hacer una salida ordenada de la gente porque esa noche había partido en el Cilindro de Avellaneda también. Me dijo que sí, que los efectivos estaban, que se podía. Ya cuando iba más de una hora de espera, mucha gente empezó a retirarse. Quedaban unas diez mil personas, capaz un poco más. Se tomó la decisión de que el partido se suspendía porque realmente no había condiciones. Ahí Herrera junta a los capitanes y les dice que estaba suspendido", comentó Bello.

A su vez, ratificó que se trató de un acontecimiento sin precedentes que lo obligó a realizar un extenso informe: "Lo que pasó fue muy grave. Yo me fui de la Bombonera cerca de las dos de la mañana. Después de que se fueran los micros de los dos planteles. Ni un vidrio roto hubo. No pasó nada. Llegamos al hotel, estábamos en el hotel Da Vinci, en la calle Tucumán. Me acuerdo de que estuve hasta las 5.30 de la mañana haciendo el informe. Generalmente, esos informes son de una hoja. Tuve que pedir más. Fueron como cinco carillas".

"Yo estuve en el 2018 en ese partido en River, también. No como comisario. Como apoyo. Puedo decir que la diferencia es que en el 2015 los jugadores fueron agredidos con el partido empezado y dentro del campo. Y en el 2018 los incidentes ocurrieron afuera. Pero repito: en el 2018 sólo estuve como apoyo. Así que sólo eso puedo decir", concluyó.