ARGENTINA

Así era el 'Trinche': el mito que no quiso ser Maradona

El exjugador rosarino falleció este viernes después de que no superara la operación a la que sometió tras ser atacado este miércoles para robarle su bicicleta.

La leyenda del Trinche Carlovich comenzó a forjarse en 1974, justo antes del Mundial. La selección argentina disputó un amistoso en Rosario ante un combinado de jugadores locales. Allí estaba él, melenudo, solitario, bohemio, como representante de Central Córdoba, el modesto club de sus amores. Fue tal la exhibición, dicen, del mediocentro zurdo de entonces 28 años que el seleccionador argentino, Vladislao Cap, mandó que lo retiraran del campo cuando la Albiceleste perdía 3-0. Aquello era un sonrojo.

Las crónicas rosarinas hablan de una verdadera exhibición por parte del Trinche, que nunca pasó de jugar en equipos modestos argentinos (Colón, Independiente Rivadavia, Central Córdoba, Rosario Central...). Sólo cuatro partidos suyos en Primera quedaron registrados, y en tres de ellos salió lesionado. Aún así, Menotti lo llamó para un amistoso de la selección previó al Mundial del 78 al que no acudió. Cuentan que prefirió quedarse pescando. El Milan y algún equipo de Francia estuvieron cerca de ficharlo, pero a él no le interesaba el éxito. Al Trinche le interesaba su vida cotidiana. "Si en Mendoza me tratan bien, ¿para qué voy a ir más allá?", decía.

Hasta el Cosmos de Pelé quiso ficharlo cuando su carrera se agotaba, incluso O Rei le mandó cartas para convencerlo. Imposible. "No quiso ser Maradona", se dice en Argentina. Hasta Diego profesa una gran admiración por él, creada en la etapa en la que jugó en Rosario, la ciudad del Trinche, en las filas de Newell’s. "Este era mejor que yo", llegó a decir hace sólo un par de meses cuando se juntó con él por última vez. Leyenda Trinche. El Maradona que no fue.