UNIÓN ARGENTINA DE RUGBY

Comunicado de la UAR sobre el joven asesinado

La Unión Argentina de Rugby emitió un comunicado acerca del joven asesinado en Villa Gesell por once jugadores de Rugby del club Arsenal de Zárate.

Comunicado de la UAR sobre el joven asesinado

La Unión Argentina de Rugby finalmente publicó un comunicado que anuncia medidas luego del asesinato de Fernando Báez Sosa, tras recibir una golpiza por parte de once jugadores pertenecientes al club Arsenal de Zárate. El hecho se produjo en la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell.

Báez Sosa, tenía 19 años, era estudiante de derecho y estaba de vacaciones en la ciudad balnearia con un grupo de amigos. Fue atacado por el grupo de rugbiers luego de una discusión que se habría generado en el interior del local.

Los responsables que fueron detenidos e identificados como Matias Benicelli, Ayrton Violaz, Macimo Thomsem, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Alejo Milanessi, Enzo Cornelli, Juan Guarino, Ciro Pertossi, Blas Cinalli y Pablo Ventura. Fueron imputados por homicidio premeditado.

El comunicado de la UAR

Tras los hechos públicamente conocidos de violencia física relacionados con jugadores de rugby, estamos profundamente consternados, por lo cual, consideramos necesario pronunciarnos.

Lamentamos profundamente el fallecimiento de Fernando Báez Sosa esta madrugada en la localidad de Villa Gesell y queremos expresar nuestra mayor solidaridad para con sus familiares. Es aborrecible que un joven salga a divertirse y termine de esta manera.

Esto no puede volver a suceder en nuestra sociedad y todos juntos debemos condenar expresa y enfáticamente estos sucesos de violencia.

Ante esto, inmediatamente, la Unión Argentina de Rugby ya trabaja en redoblar los esfuerzos y generar un programa específico de concientización que colabore para que estos casos no sucedan nunca más. Lo implementaremos junto a las 25 uniones provinciales para que se traslade a los clubes, conscientes de que podemos ser parte de la solución a la violencia entre los jóvenes, independientemente de que no sea una exclusiva responsabilidad nuestra.

Nuestro juego convive con el contacto físico desde muy temprana edad, pero siempre dentro de un claro reglamento. Quienes no lo entiendan de esta manera y usan su fuerza física en detrimento de otro no representan nada del rugby ni sus valores. Son la cara más cruel de un flagelo que atañe a toda la sociedad.