Competición
  • Champions League

BOCA JUNIORS

Objetivo: Maracanã 2020

¿Y ahora qué? Más allá de la eliminación en Semifinales de la Copa Libertadores, Boca deberá ahora pensar en no repetir errores si quiere cortar la sequía.

Objetivo: Maracanã 2020
Marcelo Endelli Getty Images

Las heridas siguen abiertas: Sudamericana 2014, Libertadores 2012, 2013, 2015, 2016, 2018 y 2019. Boca no puede romper la maldición de no poder levantar un título internacional desde aquella lejana Recopa 2008. El Xeneize sigue chocando contra sus limitaciones, tanto dirigenciales como futbolísticas, además de técnicos que no pudieron dar la talla en momentos definitorios. Y como si eso fuera poco, ve que su odiado rival, River Plate, no solo que lo ha eliminado en varias de esas competencias, sino que se ha quedado con el tesoro que pretendía obtener el club azul y oro.

Primero lo primero: Boca luego de ocho largos años con Daniel Angelici en el mando, tendrá elecciones presidenciales el próximo ocho de diciembre. Los socios primero deberán decidir quién tiene que manejar los rumbos del club hasta 2023. Gribaudo desde el oficialismo competirá con Beraldi, Ameal, Santa María y alguno más el trono presidencial en La Ribera. De ahí en más, las nuevas autoridades deberán definir varias cuestiones que dejará Angelici como herencia.

Director deportivo:

Nicolás Burdisso tiene un año más de contrato hasta fin de 2020, no quiso acercarse con ninguna fuerza política y siempre trató de mantener las formas, fuera de cualquier vínculo. Sin embargo, se notó un déficit en el plantel que se agudizó en la serie con River: no hubo un delantero confiable mas allá de Wanchope Ábila quien no estuvo bien físicamente, los laterales fueron a menos, y la falta de juego alarmante de este equipo, además de contrataciones de jugadores con lesiones recurrentes, conspiraron con las posibilidades del equipo en la Libertadores. Burdisso deberá sentarse con quien gane en diciembre, presentarle su proyecto, además de un balance de su gestión, para ver si continúa en su cargo.

Director técnico:

Gustavo Alfaro, se mostró muy golpeado en la última conferencia de prensa. Se notó que le llegaron las duras críticas por sus tres partidos dirigidos ante River, donde no pudo encontrarle la vuelta y sin fútbol, solo con empuje, pudo acorralar a un River que jugaba su peor partido del año en La Bombonera el pasado martes 22. Su gestión dice que clasificó a la Copa Libertadores 2020 siendo tercero de la Superliga pasada, líder en la actual junto con Argentinos Juniors, ganador de la Supercopa Argentina por penales ante Central y con derrotas ante el descendido Tigre en la final de Copa de la Superliga y con eliminación prematura ante Almagro por penales en diecieisavos de final de Copa Argentina. Su contrato terminará en diciembre y es una incógnita su futuro.

Carlos Tevez:

El "Apache" mostró que su físico y su capacidad futbolística ya no están. Apenas un puñado de partidos 'buenos' desde su regreso de China a inicios de 2018, no hacen más que dudar de su futuro luego de fin de año. Tevez ha manifestado su deseo de continuar jugando al fútbol, pero todo dependerá, una vez más, de quién sea el ganador en las elecciones. Dado sus vínculos con el oficialismo, esto podría ser más sencillo, pero sus constantes diferencias con los cuerpos técnicos que han pasado por la institución, además de varias declaraciones desafortunadas en público siendo él el líder del equipo, ponen un interrogante sobre lo que pueda pasar con el campeón de la ya lejana Copa Libertadores 2003.

La obsesión de Boca se vuelve cada vez más difícil. Si bien ha llegado a semifinales en tres de las últimas cuatro Copas Libertadores, se nota que dado el presupuesto que maneja el Xeneize para el fútbol profesional masculino, se queda corto en su objetivo de la preciada séptima Copa Libertadores y alcanzar a Independiente. El objetivo ahora, es Maracanã 2020, pero todo dependerá de cómo manejen sus piezas, tanto los socios en las urnas como las teclas que toque la próxima dirigencia.