TIKITAKAS

¡A lo Rocky! Mario Scola, contó cómo fue la preparación de su hijo para el Mundial

El ex basquetbolista dio detalles del entrenamiento del referente de la Selección argentina, que jugará la final del la Copa del Mundo ante España.

¡A lo Rocky! Mario Scola, contó cómo fue la preparación de su hijo para el Mundial
KIM KYUNG-HOON REUTERS

No hay ninguna duda: Luis Scola es un deportista ejemplar. No, no hacía falta verlo romperla en el Mundial de China a sus 39 años para saber eso, sin embargo conocer el trabajo previo que hizo el basquetbolista para llegar a esta competencia todavía sorprende: Luis trabajó durante 14 semanas junto al preparador físico Marcelo López y el entrenador Mariano Sánchez, en Castelli, antes de empezar los entrenamientos con la Selección argentina.

Salían a correr a las siete de la mañana, con un frío de morirse. Y se la pasaban horas entrenando. Horas y horas repitiendo una u otra vez un ejercicio”, le contó Mario, papá de Luis, a Infobae y comparó este trabajo con el de la famosa película de Sylvester Stallone: “Como Rocky, como aquella preparación contra Iván Drago”.

Su papá está orgulloso, por supuesto, pero no sorprendido por el trabajo de su hijo que este domingo disputará la final del Mundial ante España. “Luis es muy testarudo. Se le pone algo en la cabeza y lo hace. Él quería llegar muy bien al Mundial, no pensaba ir a sentarse en el banco o limitarse a dar consejos como un líder. Quería jugar y jugar bien”, relata y reconoce que, para eso, su hijo debía “terminar de cambiar su juego, ponerse más ágil, más veloz”. Mario habla con conocimiento de causa: fue jugador profesional de básquet hasta 1988. “Luis es un estudioso del juego y se dio cuenta de los cambios que venía teniendo el básquet. Comenzó a modificar cosas, le agregó otras y mirá el nivel que tiene ahora”, dice el papá de Luifa aunque también admite que hasta él se asombró de las cosas que le vio hacer al referente de la Albiceleste en China: “El nivel de juego sí me sorprende. El trabajo no, porque siempre fue un obsesivo”.