Competición
  • Liga Argentina
  • Premier League
  • Hoy en As

HANDBALL

Gladiadores de Oro

El seleccionado argentino masculino de handball, Los Gladiadores, derrotó esta noche a su par de Chile por 31 a 27 y se consagró campeón Panamericano.

Gladiadores de Oro
Martin Alipaz EFE

Desde el comienzo, Argentina salió a proponer el ritmo enfocándose en el buen manejo de la pelota y la efectividad en la definición. Cuando el técnico de Chile, Vicente Cotrina, pidió el primer tiempo fuera, sus dirigidos perdían 4 a 0, una diferencia abultada para lo que se había jugado, aunque no lejos de la justicia deportiva.

De a poco, el conjunto rojo fue creciendo y emparejando las acciones. Salinas y los hermanos Feuchtmann empezaron a acertar al arco y metieron nueve goles entre los tres en ese pasaje. Así, al minuto 22, Chile logró empatarlo en 10 goles y apenas 3 minutos después ganaba 12 a 10 y tenía posesión. Fue la primera y única vez que Chile estaría al frente del resultado. Argentina tomó nota y se plantó bien en defensa. En el otro arco, Diego Simonet y Federico Fernández pagaron con goles y Argentina se fue arriba al entretiempo por un exiguo 15 a 14.

El segundo tiempo debe contarse desde el arco argentino. Matías Schulz fue impasable y su gran actuación en ese momento clave transformó la paridad reinante en una ventaja que se iba a mantener hasta el final. Y cuando Schulz no pudo, Chile se peleó con el arco y erro o estrelló tiros en los palos. El arco argentino demoró siete minutos y 30 segundos en caer. Una eternidad en handball. Al igual que en el primer tiempo, los rojos empezaron el período muchos goles abajo. Cuando Chile finalmente movió las redes argentinas, ya perdía por 21 a 15.

Con amor propio, Chile siguió buscando y Ceballos hizo daño por los extremos, pero el partido había entrado en un palo por palo que a Argentina le favorecía por la ventaja. Chile se puso nervioso, salió a marcar en zona y arriba. En ataque, el gigante Marco Oneto quiso imponerse, pero los argentinos le marcaron límites. En su desesperación, los chilenos cometieron infracciones y jugaron varios períodos con 6 hombres. Dos veces aprovechando la falta de arquero de Chile, Pablo Simonet metió goles de arco a arco para delirio del bullicioso publico albiceleste.

Aún así, Chile se acercó a tres goles pero en la última Argentina dispuso de un penal que Federico Fernández transformó en el 31 a 27 definitivo que desató la locura albiceleste.

La rivalidad entre Argentina y Chile comenzó hace poco más de un año en la lejana y fría Nuuk en Groenlandia. En el marco del torneo clasificatorio para el mundial de Alemania-Dinamarca 2019, Argentina le ganó el grupo a Chile en un partido caliente por 24 a 18. Los albicelestes terminaron siendo campeones y Chile clasificando al Mundial como tercero. Pero, aquél partido dejó marcas.

La suerte quiso que ambos seleccionados compartieran el Grupo A en estos XVIII Juegos Panamericanos de Lima 2019. En otro partido jugado a fondo y con el cuchillo entre los dientes, Argentina volvió a derrotar a Chile por un ajustado 31 a 29. El partido sólo dejó ver a su ganador en los minutos finales. Hoy, luego de separar sus caminos Argentina y Chile volvieron a protagonizar una batalla, pero esta vez en la final. El ganador se llevó todo, el oro, el título y la clasificación a Tokio 2020. Ese enorme premio explica la montaña de jugadores albicelestes bañados de gloria.