SE LA JUEGAN

¡Se hacen escuchar! Megan Rapinoe, Serena Williams y otros deportistas que le pusieron su voz a una lucha colectiva

La jugadora estadounidense encabeza una lucha por la igualdad que llegó hasta enfrentarla con Donald Trump, pero no es la única que utiliza su visibilidad deportiva para transmitir un mensaje hacia la sociedad.

¡Se hacen escuchar! Megan Rapinoe, Serena Williams y otros deportistas que le pusieron su voz a una lucha colectiva
BRUCE BENNETT AFP

Megan Rapinoe fue la figura de Estados Unidos, campeón de la Copa Mundial Femenina de Fútbol disputada en Francia. Se hizo muy famosa por eso, pero también porque fue una de las caras visibles de la demanda que presentaron las jugadoras de EE.UU. por la desigualdad que existe entre los salarios de las futbolistas y los futbolistas. Y también se hizo famosa por decir que si su Selección era campeona, ella “no iría a la Casa Blanca y tampoco irían todas las compañeras de equipo con las que he hablado explícitamente". Sus declaraciones despertaron la respuesta del presidente estadounidense quien dijo que Megan “primero debería ganar algo y después hablar”.

Megan ganó y volvió a alzar la voz contra Trump: "Yo diría que su mensaje está excluyendo a las personas. Me está excluyendo. Está excluyendo a las personas que se parecen a mí. Está excluyendo a las personas de color. Puede que haya sido genial para algunas personas y quizás Estados Unidos sea bueno para algunas personas en este momento, pero no lo es para suficientes estadounidenses en este mundo”.

El caso de la delantera es uno de los más resonantes en la actualidad, pero no es la única deportista que se anima a utilizar su fama para transmitir un mensaje colectivo. ¿Quiénes fueron los otros que se plantaron contra las autoridades en los últimos años? Repasamos algunos casos.

“La brecha salarial entre hombres y mujeres golpea a las mujeres negras más fuerte. Me han tratado injustamente, mis colegas hombres me han faltado al respeto y de las maneras más dolorosas posibles. He sido sujeto de comentarios racistas dentro y fuera de la cancha de tenis”, escribió Serena Williams en agosto de 2017. Pero no fue ni la primera ni la última vez que la tenista multicampeona se manifestó en contra de la discriminación y la desigualdad. De hecho, es la cara de gran cantidad de campañas al respecto.

En cuanto al fútbol, hay dos referentas que se pusieron al hombro la lucha por la igualdad de género en el deporte: Marta, la crack brasileña, y la noruega ganadora del Balón de Oro, Ada Hegerberg.

Marta Vieira da Silva, seis veces reconocida como la mejor futbolista del mundo, lanzó su campaña "Go equal" en el Mundial de Francia. La máxima goleadora histórica en Mundiales celebró un tanto señalando sus botines negros con el símbolo de igual, en color rosa y azul. "Necesitamos apoyo. Pero más que apoyo, necesitamos respeto. Y dar valor es la mejor forma de mostrar respeto a alguien. En el deporte. En la vida. Por eso la equidad es algo por lo que todas y todos todavía debemos luchar. Y la hora de actuar es ahora", publicó la futbolista en su cuenta de Instagram.

En la misma competencia la líder noruega, Ada Hegerberg, fue figura al decidir no ir a la Copa del Mundo en claro reclamo contra su Federación. "Los dirigentes no escuchan a las jugadoras y nunca se han tomado en serio a la selección femenina", dijo la futbolista, primera mujer ganadora de un Balón de Oro, quién además en 2017 había encabezado la lucha que terminó logrando la equidad salarial entre hombres y mujeres de la Selección de su país.

En Argentina también hay una futbolista que alza la voz a favor de las futbolistas y de las minorías en su país. Se llama Macarena Sánchez y logró convertirse en la primera mujer jugadora en firmar un contrato profesional con su club, cuando fichó para San Lorenzo. Maca intimó a la AFA y a su equipo de entonces, el club UAI Urquiza, para que la reconocieran como una trabajadora del deporte y terminen con la discriminación entre hombres y mujeres, ya que el fútbol femenino en Argentina era considerado amateur. Hasta que la delantera de 27 años gritó por un fútbol “feminista, disidente y profesional” y comenzó a cambiarlo todo.

Matías Vargas también es argentino y juega al fútbol. Él no tuvo que luchar por ser profesional porque es varón, sin embargo decide ser la voz de muchos y muchas que no son representados. Por eso, el jugador de Vélez publica en sus redes sociales una foto suya con un cartel que pide por el fútbol femenino profesional, lee cuentos con los chicos de la pensión y se anima a hablar de la homosexualidad en el fútbol. “¿Qué me pasa si me entero que hay un jugador homosexual en el plantel? Nada, ¿qué me va a pasar? Pero sí sé que él va a tener que sufrir todo lo que tenga que sufrir", dijo el Monito y se animó a hablar de un tema que es tabú para el fútbol argentino.

Andy Murray es otro de los deportistas que alza la bandera de la igualdad de género. El tenista ha tenido varias manifestaciones para resaltar la diferencia que hay entre hombres y mujeres. Por ejemplo, en 2016, después de ganar el oro olímpico en la categoría individual le resaltaron que él era el “primer tenista en la historia en ganar dos medallas de oro en el tenis olímpico...”, a lo que el escocés interrumpió: “Creo que Serena y Venus (Williams) han ganado como cuatro cada una". Una respuesta similar a la que tuvo Pep Guardiola cuando le preguntaron qué se sentía poder ser el primer equipo en ganar todos los títulos ingleses; “la primera vez en el fútbol masculino. Las mujeres lo han hecho ya”.

En 2016, Colin Kaepernick desató la polémica cuando se quedó sentado durante el himno nacional de los Estados Unidos en un partido entre San Francisco y los Green Bay Packers. “No me voy a poner de pie para mostrar orgullo a la bandera de un país que oprime a los negros y las personas de color. Para mí, esto es más importante que el fútbol y sería egoísta por mi parte mirar hacia otro lado”, dijo y se convirtió en un emblema.