Temas del día Más temas

Selección Argentina

Playas, favelas y fútbol: Río, la ciudad que recibe a Messi

La sede del Venezuela-Argentina está llena de contrastes. Estas son las características que describen a la ciudad que el ‘10’ regresa luego de cinco años.

Playas, favelas y fútbol: Río, la ciudad que recibe a Messi

Argentina y Venezuela jugarán su partido de cuartos de final de Copa América en Río de Janeiro, una de las ciudades con más contrastes del mundo. Así como tiene lugares de relajo, también posee sectores donde la violencia reina, y mucho.

La buena cara de Río son sus puntos turísticos. El Pan de Azúcar, el Cristo Redentor y las Playas de Ipanema, Copacabana, Leblon y Barra de Tijuca son sectores imperdibles. Desde algunos de esos sectores se puede apreciar las bondades naturales de la ciudad. En cuanto a las playas, todas son muy concurridas y el agua de ellas es inmejorable. Muchos turistas las prefieren y a toda hora es un gran panorama. Además, en la entrada de cada una hay diversos puntos para comer, por lo que se puede estar todo un día en las playas. Además, hay canchas de fútbol playa en todas partes.

¿Por qué ir a las playas en esta época del año? Porque siempre se pueden visitar. Si bien es invierno en Río, eso no importa. Esto porque las temperaturas, en algunos días, rozan los 35° y la humedad supera ampliamente el 70 por ciento.

En los sectores cercanos a la Avenida Atlántica, también hay buenos restaurantes para probar los platos típicos del país. La Feijoada es uno de esos imperdibles.

¿Y el fútbol? Ocupa un lugar principal en la vida del carioca. Camisetas del Flamengo, Fluminense, Vasco da Gama y Botafogo se ven en casi todas las calles, aunque el ‘Fla’ domina ampliamente.

Todo esto es lo positivo, pero Río también tiene una cara muy negativa.

Las favelas son su gran contraste. En la zona norte de la ciudad se concentra la mayoría, pero la delincuencia crece día a día. En esos territorios las muertes, tráfico de drogas y control de los sectores por parte de los narcotraficantes son muy comunes. De hecho, la policía intenta ingresar a ellas, pero “en las favelas tienen más armas que los propios policías”, asegura Flavio, conductor de Uber.

“Nunca he entrado a una y jamás lo haría. O quizás sí, si es que me secuestran”, agrega. La violencia crece todos los días y, según los propios cariocas, las autoridades nunca generaron un plan serio para erradicarlas.

Los robos en las playas también son comunes. Lo ideal es tener poco dinero y andar con el menor de pertenencias posibles para no sufrir con ellos.

Así es la ciudad en la que Argentina buscará su paso a semifinales. Es un lugar imperdible, aunque hay que tener claro que no se puede conocer por completo.