BOCA JUNIORS

Tevez, sí; Tevez, no

Tevez, sí; Tevez, no

Amilcar Orfali

Getty Images

Carlitos Tevez está en boca de todos. Después de su gran ingreso en La Bombonera contra River, es una de las opciones de Guillermo para el Monumental.

"La final es por lo que viniste" le dijo Guillermo. "Ganalo", confirmó Gustavo. Y Carlos Alberto Tevez entraba en La Bombonera para sacudir el partido e intentar darle una victoria a Boca que no llegó por centímetros. La arenga final para levantar el ánimo del equipo  simboliza lo que es Tevez para el grupo y el club: el referente, el capitán sin cinta del equipo de Schelotto.

Boca juega el sábado 24 de noviembre un partido para la historia, y Tevez debe jugar. Ahora la duda es: ¿de arranque o empezando desde el banco de suplente?

La lesión de Pavón (intentarán que llegue a la revancha pero es muy complicado) abre la puerta a variantes en el esquema de Guillermo. Puede ingresar un volante para equilibrar o un delantero para intentar dar la sorpresa en el Monumental de arranque. Puede jugar Gago, Cardona, Zárate o Benedetto. Y también puede jugar Tevez

Benedetto está en un momento dulce. Después de hacer goles importantes arrancando desde el banco de suplentes, Guillermo puede optar por guardarlo para el segundo tiempo (y para un eventual partido de 120 minutos con el alargue). En ese caso, Tevez puede ser una opción clara para acompañar a Wanchope Ábila en la punta de ataque, flotando atrás del delantero y ocupando la zona de Ponzio, que volverá a jugar. 

Otra opción puede ser la de salir directamente con el 'doble 9' Wanchope-Benedetto y guardar la carta Tevez para el segundo tiempo. Ni Carlitos ni el 'Pipa' están para 90 minutos (o para 120) a un máximo nivel y el cuerpo técnico lo sabe, por lo que tiene que administrar los tiempos de la mejor manera. 

Un jugador de la experiencia de Tevez está hecho para este tipo de partidos. En el Monumental le fue bien, está motivado, quiere la séptima Copa Libertadores del club. En todo momento mostró el apoyo a sus compañeros cuando no le tocó jugar, aceptando la suplencia de una manera admirable para un jugador de su trayectoria. Carlos Tevez puede ser el factor diferencial en una final que se va a decidir por detalles y en la que el factor sentimental va a ser una parte muy importante.