BOCA JUNIORS

Otra falta de respeto a la camiseta y van...

Villa y Cardona, además de Zambrano, vuelven a ser noticia por algo que perjudica a Boca. Una situación que debe terminar cuanto antes. Así es imposible construir.

0
Otra falta de respeto a la camiseta y van...

Hace varios años, Juan Román Riquelme brindó una jugosa entrevista a TyC Sports y dejó frases que hoy siguen dando que hablar. Sentado en una banqueta, en el césped de su querida Bombonera, el actual vicepresidente de Boca le dejó un mensaje a los jugadores que tienen el privilegio de vestir la camiseta xeneize y fue contundente: "Si quieren triunfar en este club, tienen que vivir las 24 horas para este club. Ser egoístas y pensar solamente en Boca. Para triunfar acá, tenés que estar medio loco".

En plena pandemia, Carlos Bianchi brindó una conferencia a través de la plataforma Zoom y soltó, al pasar, un tip que puede servirle a cualquier persona que tenga la responsabilidad de conformar y guiar a un colectivo de personas: "Lo más importante es el grupo. Si alguien se cae a la banquina, soy yo el que lo va a buscar. Si se cae otra vez es que no comprendió que no tenía una segunda oportunidad. Se quedará en la banquina y el grupo sigue".

Ambos conceptos encajan a la perfección para opinar, brevemente, sobre la nueva polémica que se desató en el Mundo Boca y tiene a Edwin Cardona, Sebastián Villa y Carlos Zambrano como protagonistas. Sebastián Battaglia habló de "intoxicación", pero la realidad indica que fue otra falta de respeto hacia la camiseta, el escudo y los millones de hinchas que tiene el Xeneize alrededor del mundo. Los colombianos sumaron otra mancha, que los deja prácticamente afuera de la institución para lo que viene, mientras que el defensor peruano se anotó en una lista que nadie quisiera estar.

Este, quizá, sea el momento de armar un video, juntar los dichos de Román con los del Virrey y mostrárselo a quienes todavía no entendieron el lugar que ocupan. Porque cuando los errores se repiten, y a las promesas se las lleva el viento, lo mejor es abrir la puerta y soltar, ya que de lo contrario será imposible progresar. Nada, ni siquiera un gol un jugador habilidoso, puede valer más que el respeto hacia el escudo.