ENTREVISTA AS | FERNANDO GAGO

Fernando Gago: la selección, Messi, Maradona y Racing

El actual técnico de la Academia habló de todo con AS y repasó su carrera, su presente, el fútbol argentino, su relación con Messi, la Selección y mucho más.

Buenos Aires
0
Fernando Gago: la selección, Messi, Maradona y Racing

Fernando Gago llega, se sienta, deja la pelota al lado, se acomoda el micrófono y arranca a hablar. Justo después de terminar la conferencia de prensa atiende a AS en los palcos del Cilindro de Avellaneda, su nueva casa. No le gusta hablar mucho pero cuando el tema es el fútbol, sí se muestra interesado en continuar la charla. Fernando Gago tiene todo bastante claro.

¿Cómo se encuentra Fernando Gago?

Bien, bien, la verdad que muy bien. Contento con esta nueva profesión, disfrutándola, la verdad que disfrutándola mucho, es otro lugar de lo que estuve acostumbrado toda mi vida pero la verdad que muy contento.

¿Cómo arranca esta nueva aventura en Racing? ¿Cómo se encontró el club?

Muy bien, la verdad que desde que llegué, desde la estructura, tenés todo para trabajar, desde el plantel, los jugadores, una predisposición increíble y eso está bueno, está bueno, es lindo, entusiasma, te da esa sensación de querer mejorar, de querer tener un plantel competitivo y eso es lo que quiero lograr.

¿Está Racing al nivel más alto en cuanto a estructura en el fútbol sudamericano?

Sí, sí, obviamente hay cosas para mejorar, el fútbol argentino necesita mejorar algunas cosas, desde estructura y la organización, para seguir creciendo, para no quedarnos en la situación de años atrás. Hay que ir mejorando y tratar de acompañar al jugador para que sea más fácil una adaptación cuando se vaya a Europa. Está bueno poder trabajar sobre eso y a partir de ahí, ir creciendo como club.

¿Cree en los procesos en el fútbol argentino?

Yo estoy convencido de que tiene que haber procesos y creo que es la mejor forma de poder llevar a cabo un trabajo y el desarrollo de un futbolista. Muchas veces tenemos jugadores que salen muy jóvenes y se van a Europa muy rápido y después terminan no explotando totalmente su carrera. Se van por lo económico, por un cambio de contrato, también por situaciones del club de tener que vender… por eso está bueno acompañar en el proceso, tanto de club, de entrenadores y de jugadores.

"Yo estoy convencido de que tiene que haber procesos"

Fernando Gago

Jugó en varias etapas en el fútbol argentino y ahora lo vive desde otra óptica. ¿Cuál es el activo más grande que tiene nuestro fútbol y qué cosa debería cambiar de manera radical o casi radical?

El cambiar es difícil, porque hay cosas para cambiar desde todos lados y es difícil cambiar algo de manera puntual. Yo creo en el jugador, la forma en la que me crie tanto futbolísticamente como entrenador, yo creo en el jugador de fútbol, creo que tiene un valor agregado de sentirse útil y son los que hacen el deporte, son los que juegan, los que le dan una alegría el día lunes a una persona que por ahí arranca el día feliz si gana su equipo, creo que todas esas cosas el jugador las tiene que vivir, las tiene que disfrutar y vivirlo como es, que es un juego.

¿Tiene algo diferente el jugador argentino a los demás?

Yo soy un tipo de creer que el jugador de fútbol argentino tiene ese amor por el mismo club, por el club que se crio, siempre tiene la intención de volver, de estar cerca de su familia, también por cómo somos como país; pero también he visto jugadores de otros lados que tienen el mismo hambre, el mismo deseo de competir y por eso creo que el jugador de fútbol es lo más importante en este deporte.

Cuando usted jugaba, ¿pensaba que había dos tipos de técnicos, los que se adaptan a los jugadores y los que quieren adaptar a los jugadores a su idea? ¿En qué lado cree que está usted?

No, no. Cuando yo jugaba al fútbol, jugaba a la pelota. Trataba de disfrutar, de divertirme, por ahí no entendía mucho de lo que hoy veo, de lo que hoy quiero hacer, quizá por una cuestión de juventud, de tener la experiencia de empezar a jugar. Yo creo que hoy el fútbol ya cambió mucho, hay más información, desde chiquito ya saben porque se ve mucho fútbol, porque se ve mucho más que antes, hay más información con internet y eso ayuda a los procesos para ver también los entrenadores si deciden cambiar y adaptarse a los jugadores que tienen. Eso es mucho más fácil, más fácil de encontrarlo, de tener esa sensación que tiene el jugador.

¿Es un mito eso de que ya a los chicos no les interesa el fútbol y de que no ven fútbol?

Yo creo que depende de cada personas, hay jugadores grandes que no ven o vieron partidos y jugaron 20 años al fútbol. No importa eso. Yo creo que hay una sensación de que con tanta tecnología… ¿Jugar a la PlayStation? Sí, pero se saben todos los jugadores que están en la PlayStation, entonces quieras o no ya empiezan a ver un sistema, empiezan a ver cómo jugar, saben como es un pase… tienen sus cosas que hay que decir, presta más atención en esto y hay que entender que la juventud cambió y que yo no puedo tratar igual que me trataron a mí a los 17 años cuando subí a Primera División porque el fútbol cambió, la sociedad cambió y hay que adaptarse a cada cosa.

¿Cómo trabaja las situaciones personales de sus jugadores?

Yo ahí no soy entrenador, yo ahí soy persona. Cuando pasa algo que no es relacionado al fútbol, son personas. Son personas que juegan al fútbol, que tienen problemas como pueden tener cualquiera, incluso lo pueden tener el mismo día de partido o en un entrenamiento. Después, obviamente que hay más facilidad para corregir cosas, de que lleguen al partido de la mejor manera, pero no dejan de ser personas, cuando pierden, cuando ganan, a mí me gusta ser cercano y tratar de acompañar en lo que más pueda desde mi lado de entrenador hoy.

¿Hablaba con De Rossi por lo de Boca? ¿Tenía algo ya en aquel entonces?

Sí, sí, hablábamos, siempre hablábamos. A él le gustaba Boca. A un montón de jugadores de fútbol les gustaba tanto Boca, River… tenían esa visión del fútbol argentino por lo que se vive acá. Y él dio el paso, lo tenía medio pensado, por ahí es más difícil que un europeo venga a la Argentina, pero la verdad te digo, Daniele es un tipo muy humilde, muy tranquilo y de verdad quería hacer lo que hizo.

"Daniele es un tipo muy humilde, muy tranquilo y de verdad quería ir a Boca"

Fernando Gago

Usted más que nadie sufrió por el fútbol. ¿Hasta qué punto cree que es necesaria la psicología deportiva en el nivel profesional y en el nivel formativo? ¿Trabaja usted en este apartado de manera personal y con sus jugadores?

Es tratar de acompañar al jugador, de que tenga todas las herramientas para poder rendir al máximo. Hay jugadores que van a creer, hay jugadores que no les gusta, hay jugadores que sí… como las personas. Hay que tratar de hacer un trabajo individual y colectivo por el objetivo, esas cosas se van dando y por ahí cuestan tiempo, porque acá no hay que confundir que todo lo tenemos que llevar a cuando empezamos a jugar a la pelota, al campo de juego. Determinadas situaciones de un entrenamiento, del por qué, de que estudien, de que a veces necesito que los jugadores piensen, que tengan ese concepto y esa tranquilidad adentro del campo. Todas esas cosas sirven porque se van acostumbrando con el tiempo.

Estamos a casi un año del fallecimiento de Diego, ¿Cómo lo vivió? ¿Qué generaba Diego en usted?

Mal, muy mal. La verdad que sí. Estaba en mi casa y fue un golpe duro.

¿Se les exige más a los ex jugadores cuando son entrenadores y no tienen experiencia? Pasó con Scaloni, por ejemplo.

Es muy fácil criticar y opinar cuando un entrenador nuevo llega, un técnico sin experiencia. Yo creo mucho en la forma y en lo que uno puede dar y en lo que estés capacitado. La verdad que con Scaloni he tenido alguna práctica cuando estaba Sampaoli y después no tuve charlas con él de fútbol, pero sí sé que son chicos tanto él como Aimar, Ayala y Samuel que tienen esa adoración de lo que es la Selección Argentina. A mí me ha tocado ser compañero y yo sé lo que sentían ellos. Me ha tocad agarrar ese legado cuando estaba en la Selección y lo están llevando a los jugadores de hoy y eso está buenísimo. Después, te podrá gustar o no, se puede decir que juega con diez defensores, ocho defensores, eso no importa. A lo que voy es que la Selección Argentina es lo más lindo que tiene el futbolista, es el deseo más grande y hoy se ve que los chicos están disfrutando.

¿Lo pone contento esa comunión entre Selección y el país?

Sí, sin duda. Es hermoso. No tenemos que depender del resultado. No porque Argentina haya salido campeón, hay que ser así. Al contrario, son la Selección Argentina, son los mejores jugadores. A mí me ha tocado estar en una final de copa del mundo y llegar acá y que haya gente por todos lados… pero claro, no se ganó. También te dicen ‘y sí…’ pero no ganaron. Y llegamos a una final de Mundial, es importante lo que se logró. Después ha tenido procesos donde ha jugado finales de Copa América y no se dieron los resultados, pero llegó el momento que sí y estoy muy feliz por los chicos.

¿Qué virtud de la selección de Sabella le trasladaría usted a esta y viceversa?

Me es muy difícil opinar sobre la Selección. Cuando me tocó estar en la Selección Sabella éramos un grupo donde veníamos trabajando desde 2003 casi. Sub-17, Sub-20, Sub-23… nos quedó una linda amistad, me es difícil opinar sobre eso. Y lo de ahora también es difícil, no me gusta opinar de dónde no estoy. Sí, hay cosas que me gustan, cosas que se ven que se trabajan pero cada Selección tiene su forma, yo miro, trato de copiar de acá, robar de allá… no es que hay una idea y con esa idea hay que hacerlo a rajatabla, hay cosas que se pueden mejorar, cosas que se pueden cambiar y todo eso es lo que quiero tratar de lograr.

"Es difícil seguirle el ritmo a Messi, pero no desde lo físico, sino desde lo táctico"

Fernando Gago

Hábleme de Lionel Messi

Lo vi bien a Messi, lo vi feliz. La última vez que hablé con él lo sentí de esa manera. Estaba muy contento, yo creo que él se lo merecía más que nadie, más que cualquiera. Tanto de los que lo ganaron como de los que no lo ganamos. Teníamos la sensación de que él tenía que ganar, sentíamos esa obligación. Eso es lo que implica, disfrutó siempre la Selección y que tus compañeros tengan esa sensación es porque implica que querés que le vaya bien, el abrazo final de la Copa América resume todo. La experiencia, la edad, el ser padre también cambia muchas cosas, está en un momento extraordinario.

¿Se sintió el mejor socio de Messi en la Selección?

No sé si fui uno de los mejores o no. Yo siempre dije que es difícil jugar con Leo, es difícil seguirle el ritmo, pero no desde lo físico, sino desde lo táctico, desde la cabeza, está a otra velocidad. Está a otra velocidad desde el conocimiento del juego, de estudiar al rival, de posicionarse y ver donde está el especio donde va a lastimar, donde va a atacar y entonces es difícil seguirlo, era un lindo desafío, me he sentido cómodo. Yo siempre dije que cuando más cómodo me sentía era cuando mejor pie tenían mis compañeros, eso está claro, por mi forma de jugar, de entender, pero no me siento el mejor de ese rol.