SELECCIÓN ARGENTINA

Qué placer verte así, Argentina

Buen fútbol, compromiso por la camiseta, sentido de pertenencia y conexión con la gente: el título en el Maracaná sanó varias heridas. La Selección, ilusiona.

0
Qué placer verte así, Argentina
ALEJANDRO PAGNI AFP

"Señores dejo todo, voy a ver Argentina, porque los jugadores me van a demostrar, que salen a ganar, quieren salir campeón, que lo llevan adentro, como lo llevo yo", reza el tema con el que la hinchada despidió a Lionel Messi y compañía del Monumental, luego de la goleada 3-0 a Uruguay. Parece una más del cancionero futbolero, pero el que frecuenta los estadios sabe que no es así. En esas palabras se esconde, entre otras cosas, la gratitud hacia un grupo que le devolvió la felicidad a un pueblo entero.

Atrás quedaron aquellos encuentros de Eliminatorias en donde el elenco nacional se iba chiflado, repudiado, cuestionado y hasta mirado de reojos por los suyos. Las dudas son parte del pasado, la crítica se volvió constructiva y la admiración hacia quienes hace años vienen poniendo el pecho por estos colores, como Ángel Di María, por fin se deja ver en uno de los lugares donde más y mejor se conectan los argentinos, la cancha.

El equipo dirigido por Lionel Scaloni, quien pregona la idea del perfil bajo cuando el viento sopla a favor, no solo juega bien al fútbol y gana, sino también tiene algo que pocos lograron: conexión con los fanáticos. Es cierto que el título conseguido en el Maracaná, ante Brasil, ayudó y potenció esto último, pero sería injusto no mencionar que muchos de "los nuevos", como Rodrigo De Paul o Emiliano Martínez, inyectaron una dosis de sentido de pertenencia necesaria para afianzar el vínculo con quienes dejan el alma en la tribuna.

Messi, en modo community manager, se expresó en las redes sociales y potenció la teoría de que esa Copa América marcó un quiebre necesario, acomodando las cosas de una buena vez: "Qué lindo poder disfrutar de estos momentos que estamos vivimiento. Gracias por lo que me hacen sentir. Feliz es poco. Nos vemos el jueves". Las lágrimas, por ahora, ya no tienen lugar por estos pagos: llegó la hora de disfrutar.