ROSARIO CENTRAL

Blanco, la nueva estrella de Central

Uno de los mejores proyectos de lateral izquierdo del fútbol argentino volvió a cuajar una excelsa actuación en el partido contra San Lorenzo.

0
Blanco, la nueva estrella de Central

Rosario Central del Kily González se encuentra en un gran momento deportivo. Anoche volvió a sumar una victoria ante San Lorenzo que le acerca los puestos importantes, a los que dan a la Copa Sudamericana. Y, encima, este equipo lo integran varios jugadores veteranos con una mezcla de juventud. Hay varios nombres que empiezan a ser escuchados y leídos con más asiduidad debido a sus actuaciones sobre la cancha. 

Gastón Ávila, Luciano Ferreyra, Facundo Almada y Lautaro Blanco. Estos son la grandes promesas de La Academia y del fútbol argentino. En este sentido, Blanco está siendo uno de los jugadores más destacados de la liga no solo por sus actuaciones defensivas también por sus aportaciones en zona de ataque. Central tiene en su banda izquierda un jugador capaz de abarcar mucho espacio gracias a su velocidad, pero sobre todo su capacidad para asociarse con compañeros como Marco Rubén o Covea. En la victoria contra San Lorenzo fue el mejor jugador del partido. 

Lautaro Blanco, en su último encuentro, atacó constantemente de fuera para dentro y cuando se encontraba la puerta cerraba optaba por centros al área. En uno de esos pases al corazón del área nació el gol de la victoria frente a San Lorenzo en la fecha 12 de la liga argentina. La ocasión la materializó Dupuy en los últimos compases del partido. El ratio de éxito de sus centros llega al 96%. Sin duda, es un jugador con un buen pie izquierdo que sabe leer e interpretar cada jugada con mucha soltura y apenas tiene 22 años. 

Sus números contra San Lorenzo fueron mayúsculos porque fue el mejor en centros completados con 5 de 9 intentos, el mejor regateando con 3 de 5 completados, el tercer jugador con más duelos ganados con 5 de 11 y el cuarto defensor en recuperar más balones, un total de 8. Fue el más regular del plantel de San Lorenzo. Siempre cumple y cada vez que pisa el césped mejora su punto más débil, el de cubrir su marca. Su potencial no cesará de crecer.