SELECCIÓN ARGENTINA

El deber de Scaloni: consolidar la dupla de centrales

El técnico argentino todavía no pudo consolidar una dupla de centrales, un requisito que todos los equipos campeones cumplen. Otamendi - Pezzella fue la más utilizada.

Rio de Janeiro
0
El deber de Scaloni: consolidar la dupla de centrales
ANDRE COELHO EFE

Todo equipo campeón cuenta con una dupla de centrales consolidada. Argentina, con Scaloni en el banco de suplentes, no la consiguió. Algo lógico debido al gran recambio de jugadores que se inició tras el Mundial 2018 que Argentina disputó bajo el mando de Sampaoli.

Desde que el técnico se hizo cargo del equipo, la Selección jugó 28 encuentros hasta el momento. 6 en el año 2018, 15 en 2019, 4 en 2020 y 3 en el año 2021. En todos esos encuentros, las parejas de centrales más utilizadas (desde el arranque) fueron las siguientes.

Sin duda, el común denominador es Otamendi. El actual jugador del Benfica jugó ocho veces formando dupla con Pezzella y seis veces formando dupla con Martínez Quarta. Además, también compartió equipo con Foyth en la dupla de centrales en dos ocasiones y recientemente una vez con Romero. Rojo también fue su compañero de zaga en una ocasión.

Funes Mori y Pezzella, dos ex jugadores de River, también fueron compañero de zaga tres veces, en los inicios del ciclo Scaloni. Kannemann, otro jugador que tuvo muchos minutos al inicio, compartió defensa con Funes Mori una vez y Pezzella en dos ocasiones. 

Rojo y Martínez Quarta también compartieron zona central en un encuentro, mientras que el actual jugador de la Fiorentina jugó con Romero de la Atalanta en el partido contra Chile por Eliminatorias.

A pesar de que Otamendi - Pezzella fue la zaga más utilizada, todo parecía indicar que el relevo iba a ser para Martínez Quarta con Otamendi, algo que Scaloni utilizó mucho el año pasado en los cuatro partidos que disputó. Pero la irrupción de Cristian Romero en el equipo y el buen nivel de Lisandro Martínez como '6' puede hacer cambiar pronto esta dinámica. Scaloni necesita solvencia atrás y la regularidad de las sociedades hace que el equipo funcione mejor.