MLS

La MLS tiene sabor argentino

La máxima competición de Estados Unidos cuenta con 43 futbolistas argentinos en sus clubes. Solo Canadá tiene un mayor número de representantes, con 48.

La MLS tiene sabor argentino

Wanchope Ábila ha sido uno de los últimos nombres argentinos que han cambiado de aires hacia la MLS. La competición estadounidense, que en la actualidad tiene el mercado sudamericano como su mayor punto de refuerzo, explota al máximo todas las posibilidades que se encuentra en Argentina para que sus clubes refuercen sus filas y busquen una mayor competitividad interna y de cara a la competición.

Si uno piensa en los argentinos en la MLS, los nombres que vienen a la cabeza son los de jugadores veteranos. Federico Higuaín (con su debut en 2012), Maxi Urruti (más joven, pero con una extensa carrera en los Estados Unidos desde 2013) o Diego Valeri (siendo uno de los jugadores que dejarán huella desde 2013 en Portland Timbers) son los máximos exponentes del acento argento que ha ido ganando la competición con el paso de los años

En la actualidad, la MLS va ganando en competencia, y la forma que va adquiriendo su liga no es solamente la de un lugar en el que los veteranos tengan cabida, sino que los jóvenes jugadores sudamericanos puedan encontrar su hueco para crecer, desarrollarse...y por qué no, quedarse.

La MLS, receptora de jugadores argentinos

El 2021 de la MLS dará comienzo el 17 de abril y en la competición tomarán lugar 43 argentinos. La edad media de los futbolistas argentinos ha ido disminuyendo con el paso de los años, y desde 2020 el número se ha incrementado en el doble con respecto al pasado (pese a que también ha habido salidas por parte de algunos). El número de jugador que han debutado desde el año 2020 ha sido de 22, una cifra que no pasa inadvertida para que más argentinos se animen a probar suerte en la competición.

Con una media de 26 años aproximadamente entre todos los argentinos de la MLS, esta temporada volverán a estar en el punto de mira de cara a lo que puedan hacer. Si la experiencia es un grado, la máxima liga estadounidense se está convirtiendo en un buen lugar para ganar todo aquello que le puede faltar a un jugador joven, o aprovechar todo aquello que le queda a un futbolista más veterano.

Ezequiel Barco (Atlanta United), Wanchope Ábila (Minnesota United), Yamil Asad (DC United) o Gustavo Bou (2018) son algunos de los casos de que cambiar el fútbol de su país por el norteamericano no tiene por qué suponer un paso atrás de su carrera. La lista es extensa y la MLS está creciendo, con los clubes haciendo que jóvenes y experimentados futbolistas sudamericanos se den cuenta de ello. Todo para alcanzar un equilibrio que les haga estar entre las mejores del continente.