River 2-1 Atlético Tucumán

River superó a Atlético Tucumán y habrá Superclásico copero

El Millonario sufrió más de la cuenta en La Plata, pero venció 2-1 al Decano con goles de Federico Girotti y jugará contra Boca en la Copa Argentina.

0
River superó a Atlético Tucumán y habrá Superclásico copero
Daniel Jayo Getty Images

Después de dos empates consecutivos sin convertir, River tenía la misión de reencontrarse con el triunfo y los goles ante Atlético Tucumán por los 16avos de final de la Copa Argentina, en el Estadio Ciudad de La Plata y con la chance de disputar un nuevo Superclásico si avanzaba de ronda en el certamen.

Tras unos minutos iniciales en los que el Decano mostró buenas intenciones y al equipo de Marcelo Gallardo le costó hacer pie en un campo de juego que no colaboraba para la circulación fluida de la pelota, los de Núñez lograron afirmarse y rápidamente lo plasmaron en el marcador.

Una buena maniobra colectiva con toques precisos de defensa a ataque terminó con un impecable centro raso de Fabrizio Angileri que conectó por el medio Federico Girotti para establecer el 1-0. Iban poco más de 10 minutos y el juvenil que viene pidiendo pista en el Millonario ya le había devuelto la confianza al entrenador.

Pero todavía el chico de 21 años tenía más para dar. Un rato más tarde, en una jugada concebida por la otra banda mediante un pelotazo filtrado por Agustín Palavecino para Gonzalo Montiel, el centrodelantero riverplatense volvió a aparecer en su zona de influencia y amplió el resultado.

Con la ventaja de dos tantos a su favor, River jugó más tranquilo y lejos de su arco, incluso con chances para aumentar, y casi no sintió las ausencias de Matías Suárez y Rafael Borré, sus dos hombres de punta titulares. Los tucumanos, desconcertados, apenas se acercaron antes del descanso con un disparo de Guillermo Ortiz que tapó bien Franco Armani.

El encuentro mantuvo una tónica similar en el arranque del complemento, con los del Muñeco como claros dominadores y los dirigidos por Omar De Felippe sin generar demasiado peligro. Hasta que en una acción aislada, Leonardo Heredia se encontró con un balón dentro del área y marcó el descuento.

El gol envalentonó a Atlético, que sin muchas nociones ofensivas pero con coraje fue al frente en busca de la igualdad. El campeón defensor sintió el impacto y pasó su momento de mayores sobresaltos en el partido.

Armani sostuvo a sus compañeros cuando más sufrían y River terminó padeciendo un trámite que parecía tener bajo control. SIn embargo, le alcanzó para cumplir el objetivo de pasar a la siguiente fase.

Ahora será el momento de pasar de página, pensar en conseguir una victoria necesaria contra Colón para acomodarse en la Copa de la Liga y, mientras tanto, mirar de reojo el próximo gran desafío: otro cruce de eliminación directa contra Boca.