River Plate RP
2
Montiel 66' (p), Zuculini 95'
Final

River 2-0 Nacional

River sacó una buena ventaja ante Nacional sobre el final

El Millonario venció 2-0 al Bolso con goles de Gonzalo Montiel de penal y Bruno Zuculini y quedó muy bien parado de cara a la revancha en Montevideo.

River sacó una buena ventaja ante Nacional sobre el final
MARCELO ENDELLI Pool via REUTERS

En el primer partido de la serie de cuartos de final de la Copa Libertadores, River debía recibir al complicado Nacional en Avellaneda, para intentar sacar una diferencia antes de la vuelta en Uruguay. Con mucho trabajo, lo logró en la segunda mitad y obtuvo un más que positivo 2-0.

Desde el comienzo el dueño de la pelota fue el Millonario, pero casi toda la etapa inicial se jugó bajo las condiciones que impuso el visitante. Con un esquema sólido en lo defensivo y aceitadas combinaciones para salir de contragolpe, el Bolso logró jugar lejos de su arco y preocupar en un par de ocasiones a Franco Armani.

Mientras los dirigidos por Marcelo Gallardo circulaban la pelota de un lado a otro, por lo general sin poder prosperar en el campo, con un estilo directo los charrúas apostaban al buen manejo de Gabriel Neves en el mediocampo y a las escaladas de Alfonso Trezza y Ayrton Cougo por las bandas.

Los locales no encontraban claridad en la generación pese a tener en cancha a Ignacio Fernández, Nicolás De La Cruz y Jorge Carrascal, y recurrían a los pelotazos frontales a espaldas de la línea de volantes rival.

Antes del descanso, Matías Suárez protagonizó dos acciones que pudieron haber cambiado el rumbo del encuentro. Primero, un penal inexistente que el árbitro Andrés Rojas le concedió por una leve carga. Rafael Borré lo ejecutó al medio del arco y Sergio Rochet no tuvo dificultades para detenerlo.

Enseguida, el cordobés recibió un envío largo en campo contrario, encaró desde la derecha hacia el medio y definió de zurda al primer palo para abrir el marcador. Sin embargo, a instancias del VAR, el juez anuló la jugada por posición adelantada previa.

En el complemento, River pareció hallar un poco de lucidez en las asociaciones colectivas. Cuando pudieron juntarse sus tres volantes de creación, Borré estuvo a punto de convertir pero volvió a chocar contra la resistencia del sólido arquero uruguayo.

En un momento en el que los del Muñeco ya empezaban a merecerlo, llegó el primer tanto de la noche. Mathías Laborda cometió una grosera mano dentro del área, Rojas después de ver la repetición cobró la pena máxima y Gonzalo Montiel se hizo cargo de la responsabilidad con absoluta seguridad.

Desde allí en adelante, el trámite cayó en intensidad y, más allá de algún avance de los de Núñez, el resultado parecía dejar conformes a ambos, con la llave abierta de cara al partido de la próxima semana.

Pero sobre el cierre, el ingresado Bruno Zuculini le puso la cabeza a un preciso pase de Suárez y estiró la ventaja, en una acción que también tuvo que ser chequeada con la tecnología.

El jueves en Montevideo será otra historia, con un Nacional que tendrá la obligación de salir a buscar sin descuidarse, ya que un gol más de River podría liquidar la historia.