Muere Sabella

Sabella y River, una historia en breves capítulos

Pachorra surgió de las Inferiores del Millonario, ganó tres títulos como jugador y luego dirigió a la Reserva y se desempeñó como ayudante de campo.

0
Sabella y River, una historia en breves capítulos
Museo River

Menos de dos semanas después del fallecimiento de Diego Maradona, una nueva noticia enlutó al fútbol argentino: tras una larga internación por un problema cardíaco y como consecuencia de un virus intrahospitalario del que no pudo recuperarse, murió Alejandro Sabella.

El entrenador de 66 años alcanzó la cima de su carrera al llegar a la final del Mundial 2014 con la Selección Argentina, pero en el ámbito local estuvo muy identificado con dos instituciones: River Plate y Estudiantes de La Plata.

En el Pincha, Pachorra fue campeón del Metropolitano 1982 y del Nacional 1983 como jugador, mientras que también conquistó como DT la Copa Libertadores 2009 y el Torneo Apertura 2010. En tanto, el Millonario fue su casa y allí dio sus primeros pasos como futbolista y también como orientador táctico.

Sabella hizo su debut con la Banda Roja el 3 de marzo de 1974, en un empate 1-1 frente a All Boys por el Torneo Metropolitano de ese año. Un año después, formó parte del equipo que cortó la racha de 18 años sin títulos y obtuvo el bicampeonato.

También ganó el Metropolitano 1977, aunque su ciclo en Núñez se vio algo opacado por el brillo de Norberto Alonso, quien actuaba como titular en su posición.

En 1978 fue transferido al Sheffield United y no volvió a vestir la camiseta de River. Pero tras su retiro, regresó al club como parte del cuerpo técnico de Daniel Passarella: dirigió a la Reserva en el primer período (1990-1994) y fue ayudante de campo en el segundo (2006-2007).

Luego llegó la etapa más prodigiosa de su carrera: campeón de América, finalista del mundo y dueño de un reconocimiento unánime. A la distancia, siempre manifestó su cariño y agradecimiento por el lugar donde se formó.

Desde las redes sociales oficiales, River le rindió tributo a un hijo de la casa en el día de su partida y los hinchas también lo despidieron con gratitud.