La única deuda del Boca de Russo pasa por el 9

Con Ábila otra vez lesionado, el equipo perdió jerarquía ofensiva y los goles llegan gracias a los extremos. No siempre Salvio se vestirá de salvador.

Pocas cosas se pueden criticar del Boca de Miguel Ángel Russo. Desde que el entrenador arribó al Xeneize, el equipo recuperó la confianza, cambió su ideología, se ocupó más de atacar que de defender y, pese a no mostrar un juego lírico, cosechó triunfos que le valieron hasta un campeonato.

En su regreso a la Copa Libertadores, luego de 6 meses de parate debido a la pandemia del coronavirus, cosechó dos triunfos en condición de visitante y quedó a un pasito de cumplir el primer objetivo, la clasificación a octavos de final del certamen. Sin embargo, Boca no puede encontrarle la vuelta al tema del número 9 y este es un tema que empieza a llamar la atención.

Ramón Ábila, el hombre con mejor promedio de gol del plantel, volvió a lesionarse y recién estará disponible en algunas semanas. La baja del cordobés, quien de manera constante manda el balón al fondo de la red y cuenta con un gran promedio, se sintió demasiado.

Franco Soldano, una de las piezas claves para Russo, realiza un trabajo perfecto desde el punto de vista táctico pero cada vez queda más lejos del gol. El nacido en Sunchales, provincia de Buenos Aires, sabe que este es un punto a corregir pero considera que primero está el aspecto colectivo antes que el individual.

Ante la baja de Wanchope, Walter Bou aparece como la principal alternativa de Soldano. El hombre que regresó de su préstamo en Unión disputó algunons minutos frente a Libertad y DIM y, con poco, dejó en claro que puede ser una amenaza constante para la defensa rival. No se descarta que en los dos juegos que quedan, Miguel le siga dando rodaje.

El 2020, año que viene siendo casi perfecto para Boca, tiene a Eduardo Salvio como el máximo goleador con 10 tantos. Carlos Tevez, el capitán, lo sigue de cerca con 6. La estadística marca dos cosas: que la jerarquía de Toto y el Apache está intacta y que el tema de los centrodelanteros es, sin dudas, un punto a corregir de cara al futuro inmediato.