FÚTBOL

Raúl Gámez disparó con munición gruesa contra Claudio Tapia

“A Grondona lo escuchabas y te seducía, tenía una capacidad tremenda.Todo lo contrario con este muchacho que está ahora, que es un cuatro de Copas", disparó el expresidente de Vélez.

Raúl Gámez disparó con munición gruesa contra Claudio Tapia

“A Grondona lo escuchabas y te seducía, tenía una capacidad tremenda.Todo lo contrario con este muchacho que está ahora, que es un cuatro de Copas. Por ahí son parecidos en las trampas que hacen para sacar ventaja de la AFA. Pero de ninguna manera podés compararlos como persona”, disparó fuerte Raúl Gámez.

“Julio Grondona hizo el mundo, puso a Blatter, manejó la plata de la FIFA. Trajo a los equipos africanos, de Asia, para tener más votos. Después terminaron como terminaron, investigados por Estados Unidos”, declaró el polémico y frontal ex presidente de Vélez a TT Sports (Radio Trend Topic).

Reforzó su concepto: “No encuentro similitudes entre Tapia y Grondona. Todo lo contrario. A Grondona lo rechazaba porque hacía que perdamos plata adrede, porque es más fácil manejar a alguien más pobre. Solucionaba los problemas que generaba. Cuando te enamorás del poder, tenés que hacer trampa para mantenerlo”.

Gámez aseguró que “no tengo ninguna confianza en la AFA; ni en su moral ni en su capacidad. Tapia, con Vélez más que conmigo, actuó como una basura. Te imponen las cosas, si no te rendís a lo que ellos quieren, te cuesta inscribir a un jugador o hacer una transferencia. Te ponen reglas que se les ocurren en el momento. No tengo porqué ocultar cosas que me pasaron”.

“Con Tapia firmamos cosas y no las cumplió. Se quedó con plata de Vélez. Es bravo, con el tiempo me di cuenta de sus fallas morales. Cambió la comisión directiva de Vélez, y algunos dirigentes no ayudan. Ya pasó. Pero lo hicieron y no tengo porqué ocultar cosas que me pasaron”.

El temperamental ex dirigente también apuntó contra Mauricio Macri y Gustavo Arribas: “Macri hizo un fondo de inversión en Boca para comprar jugadores haciendo un negocio. Bastante triste. Siempre discutía por eso. Discutí hasta con el escribano Arribas en su momento, amigo de él y socio de él con la compra y venta de jugadores. Arribas estaba en la SIDE. Me tocó verlo por una operación en Vélez. Y discutíamos mucho por las sociedades anónimas. Él solo defendía la plata y el negocio. Hasta me inventó una causa”.