BRASIL

Kannemann conquista Gremio

El argentino, a cuatro años de su llegada, es el máximo ganador extranjero de la historia del equipo gaucho y uno de los más queridos por la hinchada.

Kannemann conquista Gremio
KARIM SAHIB AFP

Kannemann es un tipo tranquilo, divertido, con una sonrisa siempre en la cara y que vive por y para el fútbol. Nacido en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, llegó de muy chico a San Lorenzo donde poco a poco, paso a paso, llegó a jugar en primera división y cumplir el sueño de salir campeón de América.

Más tarde y tras un breve paso por Atlas de México, emigró al fútbol brasilero. Allí, con trabajo, sacrificio y buen hacer, se ganó el corazón de la hinchada del Grêmio de Porto Alegre. El defensor, sin hacer ruido, se convirtió en uno de los más queridos por sus actuaciones adentro de la cancha. 

Esta semana se cumplen cuatro años desde la llegada del argentino a Porto Alegre y tras 175 partidos y cuatro goles, el jefe de la zaga tricolor junto a Pedro Geromel, su escudero, va camino de convertirse en un jugador para la historia del club. 

En el club brasilero conquistó siete títulos, entre ellos dos títulos estatales, una Copa Francisco Novelletto, una Copa de Brasil, una Recopa Gaucha, una Recopa Sudamericana y la tan ansiada Copa Libertadores de América

Walter recuerda el día de su debut:  “Fue un partido importante, ya que comenzamos nuestra campaña por el título de la Copa do Brasil. Estaba muy feliz por mi debut con la camiseta de Grêmio y agradezco a mis compañeros de club y todos los que me apoyan a diario para que pueda realizar un buen trabajo aquí en el club".

Quizá su cuenta pendiente sea la selección. Con 29 años ha participado en seis encuentros y Scaloni lo tiene en consideración, pero todavía puede demostrar más para ser titular con la albiceleste