El protocolo especial que seguiría Boca para volver a entrenarse

Jugadores, cuerpo técnico y auxiliares serán testeados varias veces y deberán arribar al complejo de forma particular. Conocé más detalles del plan xeneize.

El protocolo especial que seguiría Boca para volver a entrenarse

El próximo lunes 10 de agosto, Boca regresará a los entrenamientos y los jugadores se reencontrarán en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza. El conjunto xeneize tiene un protocolo especial, que cuenta con testeos y casi que obliga a los futbolistas a controlarse la fiebre entre dos y tres veces por día. El objetivo, claro está, es reducir el riesgo de contagios de COVID-19.

Durante los próximos días (se estima que sería entre este jueves y viernes), la delegación será testeada por primera vez para ver en qué situación se encuentran y si son positivos o no de coronavirus. Además, está la idea de que cada futbolista y cada persona del cuerpo técnico vayan realizando un registro en una planilla que luego será vista por el cuerpo médico y los infectólogos.

¿Cómo llegarán al predio? De manera individual, en sus respectivos vehículos y ya cambiados para no pasar por la zona de vestuarios. Antes de ingresar al complejo, también se les tomará la temperatura para ver en qué situación se encuentran. Máximo recaudo.

¿Y cómo se diagramaría el entrenamiento? La idea es separar a los jugadores en grupos de entre cinco y seis personas. Cada uno tendrá sus elementos personales (botella de agua para hidratarse, muda de ropa y demás accesorios) y una vez finalizada la práctica se marcharán hacia sus respectivos domicilios. Esto duraría, al menos, entre 15 y 20 días.

¿Qué pasa con Miguel Russo? Según contaron en TNT Sports, Boca prepararía una carpa especial para que el DT, que integra el grupo de riesgo, pueda seguir el trabajo de sus dirigidos. Sin embargo esto todavía no fue confirmado y desde el club continúan evaluando a ver cómo avanzan. "La salud es prioridad", manifestó el director técnico hace algunos meses.