FÚTBOL FEMENINO | CHULE

"Voy a ser técnica de Boca y voy a ganar una Copa Libertadores"

La internacional argentina, que milita en el Rayo Vallecano de la Liga Española, atendió a AS en una entrevista. Sus sueños en el fútbol, llevar a Boca a lo más alto.

Ruth Bravo, jugadora argentina del Rayo Vallecano.
Elsa - FIFA FIFA via Getty Images

Confinada en su casa de Madrid, Ruth Bravo rememora en una entrevista con el Diario AS los momentos más importantes de su carrera, en la que no ha dejado de superar obstáculos para dedicarse a su gran pasión, el fútbol. La internacional argentina, conocida como Chule, ha vuelto a encontrar su sitio en el Rayo Vallecano, donde recaló tras un agridulce paso por el Tacon, que será el futuro Real Madrid Femenino a partir del 1 de julio. Antes de llegar a la Liga española, la de Salta militó en su amado Boca Juniors, al que sueña con volver en su mejor nivel. Su objetivo, ganar una Copa Libertadores con el equipo 'xeneize', ya sea como jugadora o como entrenadora. Parece una idea ambiciosa, pero Chule ha demostrado que no hay imposibles en la vida.

Nació en el seno de una familia numerosa y "desde muy chiquita" tuvo claro que quería ser futbolista. Derribó barreras, en casa y en la calle. Desde convencer a un padre al que no le gustaba que su hija jugara al fútbol hasta todos los que le insultaban cuando andaba con un balón en los pies. Esta niña de coleta alta y pelo repeinado, a la que su abuela empezó a llamarle Chule de manera cariñosa por una serie de dibujos animados, logró entrar en su primer club en Magdalena, del que también salieron jugadores como Guido Carrillo. De ahí a Estudiantes de La Plata, donde su carrera se vio interrumpida de manera abrupta dos días antes de poner rumbo a la clasificación del Mundial Sub-20. Una grave lesión en el cruzado apareció entonces en su vida, lo que la alejó durante cinco años del balompié. Fue entonces cuando apareció Boca, como un gran rayo de luz. En su etapa como 'xeneize', Chule volvió a latir por este deporte como nunca antes.

El club argentino no sólo le devolvió la sonrisa, sino que la catapultó al otro lado del Atlántico para seguir triunfando. Ahora, tras haber jugado el Mundial de Francia el pasado verano, la mediocentro de la Albiceleste mira al futuro con positivismo, pero también con incertidumbre. Su intención es la de renovar con el Rayo Vallecano, tal y como había hablado con el club franjirrojo. Pero, la crisis sanitaria por el coronavirus deja cualquier plan en el aire, incluso la propia Liga española femenina, que aún no se sabe si podrá reanudarse o no.

¿Qué tal va la cuarentena?

Muy bien, pero hemos perdido mucha forma física.

¿Cómo mira la opción de no poder terminar la temporada?

Nos entristece un poco porque estábamos haciendo una buena temporada.

¿Cómo valora la temporada?

Ha sido una temporada llena de imprevistos, pero algunos muy positivos. El fútbol femenino en España está haciendo historia. Firmar el convenio colectivo fue algo muy importante y ojalá y muchos campeonatos del mundo tomen ejemplo. En cuanto al virus, nunca pensé que viviría una cosa como esta.

Como en su país, ¿no?

Yo creo que Argentina y Sudamérica están muy lejos del profesionalismo en el fútbol femenino. Allí las jugadoras no se han juntado como se hizo aquí. En España no importó cuánto cobraba la del Barça o la del Rayo. Allí cada una ha mirado por su contrato.

¿Cómo se encuentra personalmente en el Rayo?

Estoy muy contenta aquí. Al principio no tuve mucho rodaje porque venía de una lesión en el Mundial. Pero, he conseguido hacerme un hueco en un vestuario magnífico. Y la verdad es que el club y la Liga me han exigido estar a un 200% y jugar a buen nivel.

"Me llamaron de Boca y de River. Fui a un entrenamiento de River y cuando llegué a mi casa estaba mi madre llorando y suplicando que no jugara en River"

Ruth Bravo 'Chule'

Ha estado envuelta en una polémica con su selección. ¿Qué ocurrió?

Hice un reclamo para intentar hacer un cambio. Ahora hago una mea culpa en que puedo estar equivocada en las formas en las que lancé el comunicado. Yo siempre quiero dejar claro que no renuncié a la Selección. Dije que necesitamos crecer todos. Hacen falta más entrenamientos y más preparación.

¿Cómo fue jugar un Mundial?

Es algo muy grande. Una siempre sueña con jugar un Mundial. Siempre seguí a Argentina en los Mundiales masculino, ya que los femeninos no salían por la tele.

Imagino que no tuvo referentes femeninos...

No. Siempre tuve ídolos de Boca porque mi madre era fanática de Boca. Ella me crió con la imagen del Diego. Luego llegaron Riquelme, Carlitos Tevez, Fernando Gago... Ahora, sí que tengo una referente femenina y esa es Marta. Es una jugadora extraordinaria y lamento que haya nacido en la época equivocada.

¿Fue su madre la que le inculcó la pasión por el fútbol?

Sí (risas). La verdad es que si no fuera por mi madre no estaría jugando al fútbol puesto que a mi padre no le gustaba que jugase. Ella siempre me apoyó. Junto a mi pareja me hacen ser mejor. Cuando acabé mi etapa en el Tacon, en el que pasé una época mala, fueron las que me empujaron a venir aquí de nuevo.

¿Qué le ocurrió en el Tacon?

Vivimos momentos increíbles, con el hecho de entrar en la historia del futuro Real Madrid Femenino, y conmigo cumplieron con todo, pero hubo muchos problemas con mis compañeras. No teníamos los mismos beneficios o atención. Lo pasé mal por esas chicas.

¿Por eso no renovó?

Tuve varias conversaciones para renovar con el club, pero el Rayo me demostró estar muy interesado. Yo te puedo decir que se han equivocado mucho y que lamento que las jugadoras que lo pasaron mal lo hayan tapado.

¿Siempre supo que el Tacon iba a ser el Real Madrid Femenino?

Yo cuando fiché por el Tacon ya sabía que existían esos planes para ser el Real Madrid Femenino. Me lo dijo mi representante. Sabíamos que si ascendemos había una alta posibilidad de que se comprara el Tacon. Cuando llegué nunca me dijeron que íbamos a ser el Real Madrid sino que había un proyecto muy grande detrás de todo. Tuvimos la oportunidad de ir un día a conocer todas las instalaciones del Real Madrid y cenamos con gente cercana al club. También sabíamos que si no ascendemos, el Madrid iba a comprar al Madrid CFF. Estaban entre los dos clubes y se dio que eligieron al Tacon.

Ruth Bravo, jugadora argentina del Rayo Vallecano.

Ha dicho que a su padre no le gustaba que jugase, ¿Cómo fue aquello?

Mi padre quería que yo fuese modelo y bailarina (risas). Me apuntaron a bailar folclore y tango, que son mi otra pasión. Yo tenía que ir a danza para poder jugar a fútbol.

¿Cómo recuerda el rechazo de la sociedad a que una niña jugara?

Me llamaban marimacho y me insultaban, me decían que me fuera a jugar con las muñecas pero, sin mentirte, yo les respondía, les pegaba o les pinchaba la pelota. La cancha estaba enfrente de mi casa y yo decía quién entraba a jugar, cómo eran los equipos y quien jugaba.

Triunfó con Boca tras una grave lesión...

Me rompí el cruzado y estuvo cinco años sin jugar. Estaba negada. Hasta que un día me llamaron de Boca y de River. Fui a un entrenamiento de River y cuando llegué a mi casa estaba mi madre llorando y suplicando que no jugara en River. Así que fui a Boca, donde llegué a ser muy feliz. Ahí empezó todo lo bueno que el fútbol me puede dar. Pero llegó la oportunidad de ir al Tacon y tenía que salir para seguir creciendo.

¿Quiere volver a Boca alguna vez en su carrera?

Uno siempre quiere volver a Boca. Boca tiene eso, tanto en mujeres como en hombres. Cuando te vas del club siempre tienes en la cabeza volver a Boca. Siento que no le pude dar aún un campeonato o una Copa Libertadores. Siempre digo que no me voy a volver a retirar en Boca porque cuando se dice que vuelves a retirarte parece que vas a ir cuando tu carrera está acabada, con lo último que te queda. Yo quiero volver a Boca en mi mejor momento para darte todo lo que me da el club a mí.

Tiene poder de liderazgo. ¿Ha pensado en ser entrenadora?

Desde el Tacon, me empezaron a llamar la jefecita por Mascherano, así que soy un poco mandona y me veo ligada a un banquillo cuando me retire. Yo siempre digo que voy a ser técnica de Boca y voy a ganar una Copa Libertadores con Boca. Después, voy a ser seleccionadora con Argentina y ganar un Mundial. Siempre lo digo y sé que lo voy a cumplir.