River Plate

Alzamendi: "Mi gol fue más importante que el de Quintero"

El ex delantero de River, autor del tanto que le dio la única Copa Intercontinental al club en 1986, comparó aquella gesta con la histórica final de Madrid.

Alzamendi: "Mi gol fue más importante que el de Quintero"

Si bien muchos hinchas de River catalogan a la final de la Copa Libertadores 2018, ganada a Boca en el Santiago Bernabéu, como la más importante de la historia del club, también hay quienes consideran que la Copa Intercontinental de 1986 está un escalón por encima debido al prestigio del logro conseguido.

En las últimas horas, se pronunció sobre el tema una voz más que autorizada: Antonio Alzamendi, el autor del único tanto con el que el Millonario venció a Steaua Bucarest en Tokio para consagrarse campeón del Mundo, quien charló con Télam.

"El de Quintero fue un golazo y muy importante para la historia de River, pero el que tuve la suerte de hacer con ese gran equipo del '86 fue más importante por lo que significó en cuanto a logro deportivo", opinó el uruguayo.

En el mismo sentido, agregó: "Es la única Copa Intercontinental que tiene el club, por eso en mi opinión es el más importante de todos, sin desmerecer el logro de Madrid y ante Boca, pero aquel equipo fue impresionante y le ganó a un rival muy duro que era casi la selección rumana".

Sobre aquel plantel multicampeón que conducía Héctor Veira, rememoró: "Ese equipo fue una locura lo que jugaba, lo que metía y el convencimiento: nos sentíamos campeones antes de empezar".

"¿Sabés lo que era jugar con esos jugadores? El Beto Alonso fue único, ese sí que era enfermo de River. Estaba adelantado. O Roque Alfaro que era un 10 terrible y en ese equipo corría y marcaba a todos. Los de arriba respirábamos por la defensa que teníamos", explicó Alzamendi.

Por otra parte, broméo sobre el momento en el que recibió el premio al mejor jugador del encuentro: "Cuando me hablaban los japoneses por el premio y me decían de la llave, todo muy protocolar, yo miraba a mis compañeros y me quería matar. No los aguantaba más, en un momento me fui y terminé dando la vuelta con los muchachos, corriéndolos de atrás".

"Estoy muy orgulloso de haber jugado con Alonso, Bochini, Francescoli y Rubén Paz. No sé cuántos tuvieron ese privilegio. Igual, yo la metía, eh, así que me doy un poco de corte yo también", cerró.