MARADONA

El amargo aniversario de Maradona: a 29 años de su último partido en el Nápoles

El 24 de marzo de 1991 se despidió sin saberlo del Nápoles. Después de jugar contra la Sampdoria y tras 7 años y 5 títulos, dio positivo por cocaína y abandonó Italia.

El aniversario del último partido de Maradona con el Nápoles

Pocas historias de amor mejores se han escrito que la que existe entre Maradona y Nápoles. La llegada del Diego a Italia supuso una auténtica revolución, no sólo a nivel futbolístico, sino a nivel social y cultural. El 'Diez' trasciende más allá de lo terrenal, forma parte del día a día en el el Sur de Italia. Sus calles brotan pasión por la pelota y por un jugador que marcó para siempre la historia de la Società Sportiva Calcio Napoli. Hoy se cumplen 29 años del último partido de Maradona con la camiseta napolitana y, a pesar de no haber podido despedirse por todo lo alto, el recuerdo que dejó en San Paolo es imborrable.

Nadie pensaba que cuando Diego Armando Maradona llegó a Nápoles en 1984 el club iba a convertirse en uno de los equipos más grandes de Italia. El 'Pelusa' se enfundó la camiseta del equipo de la capital de la región de Campania cuando éste peleaba por el descenso y tan sólo dos temporadas después, se consagró campeón tres puntos por encima de la Juventus. Pero aún había más, las dos siguientes campañas, el Nápoles fue subcampeón y, finalmente, en la 89-90, volvió a levantar el Scudetto poniendo el broche final a unos años dorados en los que también alzaron la Copa de la UEFA, una Coppa Italia y una Supercopa italiana, 5 títulos que quedarán en la memoria de todos.

El Diego fue el protagonista absoluto de esa época soñada del conjunto italiano, comenzando por su recibimiento en un San Paolo abarrotado. En el subcampeonato logrado en 1988, fue el máximo goleador de la liga italiana con 15 goles y cerró su etapa en Nápoles con un tanto de penal en la derrota ante la Sampdoria, aumentando su cifra goleadora a 115 en 259 partidos.

La que fuera su última temporada en el Nápoles no empezó con buen pie. Maradona venía con el amargo sabor de haber perdido la final del Mundial de Italia '90, en el que además Argentina había eliminado a la anfitriona en semifinales, algo que no había sentado muy bien a los italianos, que comenzaron una campaña en su contra con la sombra del dopaje acechando muy de cerca.

Aquel 24 de marzo de 1991, cuando el '10' saltó al césped del estadio Luigi Ferraris, ni Maradona ni los aficionados se imaginaban que ese sería su último partido con la camiseta del Nápoles. Horas después se conocía su positivo por cocaína y sería sancionado y abandonó la ciudad completamente solo, sin la despedida que, tras años de éxito, se merecía. “Cuando llegué, me recibieron 85.000 personas. Cuando me fui, estaba completamente solo”, declaró años después un afligido Maradona al que siempre le quedará esa espinita.