GOBIERNO

Lammens: "Queremos que la Fórmula 1 vuelva a Argentina"

El nuevo Ministro de Deportes Matías Lammens analizó para AS el estado de salud del deporte argentino y los retos que afronta en los próximos años.

Lammens: "Queremos que la Fórmula 1 vuelva a Argentina"

Matías Daniel Lammens (5 de abril del 1980, Buenos Aires, Argentina) asumió hace algo más de un mes su cargo como Ministro de Turismo y Deportes. Alberto Fernández confió en él para revitalizar dos valores claves del pueblo argentino. Tras una larga carrera como empresario y después de ser máximo mandatario de un histórico como San Lorenzo con solo 32 años, empieza su carrera como político con una ilusión imparable. Por delante, retos tan difíciles pero bonitos como la Copa América 2020, el Mundial 2030 y ¿la Fórmula 1?

¿Cómo están siendo estas primeras semanas en el cargo de Ministro de Deportes?

Es un desafío que tomamos con mucho entusiasmo. Es complejo porque el deporte, durante los cuatro años del gobierno anterior, era un área desjerarquizada y a la que le faltaba financiación. Esto se ha visto claramente en cómo nos hemos encontrado las infraestructuras y a los deportistas, y no solo los de alto rendimiento. Me refiero a los clubes de barrio, que son el gran valor del deporte argentino. Es la diferencia con otros países de América Latina: ante la falta de financiación, la sociedad civil se organizó en clubes y esto provocó que ahora tengamos grandes deportistas. Messi, Aymar, Ginóbili o Scola son hijos de clubes de barrio. Allí los chicos juegan todo el día.

¿Cómo planean trabajar con esos clubes?

Vamos a trabajar muy fuerte en potenciarlos. Tenemos que trabajar articuladamente con ellos. Porque cumplen un doble rol: por supuesto que son importantes en términos de iniciación deportiva, pero, además, cumplen una labor de contención social extraordinario. Es un desafío apasionante.

"La pelea entre AFA y Superliga no beneficia al fútbol argentino"

¿Cuál es el camino que debe tomar el deporte argentino?

Lo primero es recuperar esos lugares de iniciación deportiva. También tenemos grandes retos con los deportistas de alto rendimiento. Están los Juegos Olímpicos de Tokio a la vuelta de la esquina. Creo que haremos un buen papel incluso con posibilidades de conseguir medallas en algunas disciplinas. Pero también sabemos que los grandes resultados son fruto de un trabajo a largo plazo. Vamos a trabajar en financiar a esos deportistas en los próximos años porque constituyen una parte fundamental en la vida del resto de ciudadanos.

Toma algún país como referencia…

España, por ejemplo, tuvo una política muy interesante, con muchos triunfos. Especialmente en deportes de equipos. Tienen campeones europeos, olímpicos…es algo que no sucedía antes. Pero Argentina tiene potencial para colocarse a la altura de países europeos. La organización civil cuando el estado dejó de articular el deporte fue extraordinaria.

¿Cómo afronta Argentina la organización de la Copa América 2020?

Estamos ilusionados. Hace pocos días tuvimos una reunión con el presidente de la nación, Alberto Fernández, y con el presidente de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez, para empezar a preparar esta Copa América. También trabajamos junto a Colombia (el otro país organizador). Es el evento más importante que vamos a tener este año en Argentina. El partido inaugural va a contar con mandatarios de todas partes del mundo. También estuve hablando con televisiones europeas que van a retransmitir la competición. Es una gran oportunidad para mostrar Argentina al mundo. Se va a jugar en algunas provincias que tienen mucho que dar como Mendoza, Santiago del Estero, Córdoba…a partir de febrero arranca un comité permanente desde el ministerio para articular la organización.

¿Y en lo deportivo? ¿Puede ser la última oportunidad de Messi?

Con mucha expectativa. Siempre que juega Argentina es favorita. Y no creo que sea la última chance de Leo. Es un jugador que demuestra lo que es cada semana. Ayer hablaba con un amigo y la verdad es que no nos damos cuenta de lo que pasa con Messi. Lo que hace parece común. Nos vamos a dar cuenta dentro de 20 años de lo que está haciendo. Es muy profesional. Se cuida mucho. Ojalá que siga mucho tiempo más por Argentina y por el fútbol.

Respecto a grandes eventos, ¿en qué punto está la candidatura para albergar el Mundial de 2030?

Es un proyecto en conjunto con otros países (Chile, Paraguay y Uruguay). Ha habido muchos cambios de gobierno en la región: nosotros cambiamos, cambio en Uruguay, en Chile tienen una situación complicada…vamos a tener en marzo una reunión con todos los países involucrados para pensar como sigue ese proceso. Claro que creo que debe seguir adelante. Es un desafío que es interesante pero tenemos que trabajar con el resto de gobiernos y ver si están preparados para organizar un evento de esa magnitud.

¿Le gustaría atraer algún otro evento internacional a Argentina?

Somos un polo de atracción deportiva, especialmente por los deportistas que tenemos. Nos gustaría trabajar para que dentro de unos años vuelva la Fórmula 1. Para Argentina sería muy interesante a nivel deportivo y turístico. Si bien es una inversión importante creo que podemos trabajar con algunos sponsors privados para conseguirlo. Después, seguramente en los próximos años vamos a tener la final de la Copa Libertadores. Por la importancia que tienen los equipos argentinos, vamos a atraer grandes cosas en lo que al fútbol se refiere.

¿Qué expectativas tiene respecto a estos Juegos Olímpicos de Tokio?

Somos optimistas. Tenemos muchos deportistas que creemos van a tener chance de ganar medalla. Si bien es una delegación que no va a ser tan numerosa, todos son grandes atletas que hicieron un gran esfuerzo por llegar ahí.

Si fuese un paciente, ¿cuál es el estado de salud del fútbol argentino?

Creo que en los últimos años no ha evolucionado como hubiera podido. Tiene una gran posibilidad en lo que se refiere a generación de ingresos vendiendo derechos al extranjero. Ha estado atado a contratos anteriores y recién ahora va a poder empezar a venderse al exterior y eso va a suponer mucho dinero para los clubes. También creo que tenemos que cuidar y mejorar mucho el producto. La Superliga ha tenido la intención, pero todavía falta mucho. El fútbol argentino es extraordinario por los futbolistas, por el folklore, por el marco que se genera…pero todavía no lo hemos sabido vender bien. La situación económica afecta claramente. Los clubes deben vender a sus jugadores prematuramente y la calidad del juego baja. Pero podemos explotar otras cuestiones que suceden alrededor del campo de juego y que son importantes para dar un buen espectáculo.

"Ojalá Messi siga mucho tiempo más por Argentina y por el fútbol"

¿Cuál es el punto de vista del gobierno respecto al conflicto AFA-Superliga?

No tenemos la intención de meternos. Si creemos que la AFA y la Superliga deben trabajar articuladamente. También que esta pelea no beneficia al fútbol argentino. Debemos trabajar todos en un plan estratégico a largo plazo donde nos pongamos objetivos. AFA tiene a su cargo a las selecciones y la labor con los juveniles es muy importante. Argentina ha conseguido grandes torneos con las inferiores y en los últimos años no ha sido así. Esto no es casualidad. AFA debe cuidar esto y explorar por qué sucede. La Superliga debe vender el producto, que tiene un gran potencial y no ha sido explotado como debiera.

¿Se ponen una fecha para volver a ver hinchas visitantes en la mayoría de partidos de Superliga?

En realidad es una cuestión en la que el gobierno puede cumplir una labor articuladora, pero después la seguridad depende de cada provincia. Pero la intención nuestra es que vuelva a haber hinchas visitantes por una razón casi cultural. Como argentinos no podemos resignarnos a ver un espectáculo a la que una parte no pueda ir. Porque, además, es uno de los grandes atractivos de nuestro fútbol. Las dos hinchadas cantándose en la misma cancha.

Hubo una época en la que los hinchas visitantes podían ir a las canchas ¿Se ha involucionado en este sentido?

Se ha tomado una decisión que no es buena. El estado tiene que intentar resolver los problemas, no intentar esconderlos debajo de la alfombra. Y resolverlo era crear un marco de seguridad para que los hinchas visitantes puedan ir al estadio. También hay que trabajar en un tema cultural. Hay una lógica argentina de ver al otro como el enemigo. El estado va a tener un rol importante en este cambio cultural haciendo entender que dentro de la cancha son rivales pero luego la vida sigue. Sacarle toda la connotación violenta que pueda tener. En esto si se ha avanzado un poco, más desde la sociedad civil que desde el estado, pero todavía hay un camino por recorrer.