Argentina
0
FIN
2
Rusia

ATP CUP

Argentina choca con Rusia y se despide de la ATP Cup

Pella y Schwartzman dieron la cara pero cayeron ante Khachanov y Medvedev respectivamente, que se mostraron intratables. Buen rendimiento argentino en la primera edición.

Argentina choca con Rusia y se despide de la ATP Cup
EDGAR SU REUTERS

Argentina se marcha de la ATP Cup con la misma sensación de la que se fue de la Copa Davis: se jugó bien, pero hay que mejorar para volver a luchar por los torneos por países. En cuartos de final chocó contra una Rusia superior en la pista, con dos individuales que han llegado en gran forma a este primer torneo del año. Primero Pella ante Khachanov y luego Schwartzman contra Medvedev. En ambos se dio la cara pero no fue suficiente para acceder a semifinales.

En el que a la postre fue el punto que sentenció a Argentina, Schwartzman y Medvedev disputaron uno de los mejores duelos del torneo. El ruso, sexto del mundo, fue un muro demasiado alto y demasiado duro para Diego, que aún así fue capaz de pelear de tú a tú. El Peque cometió pocos errores, el problema fue que los cometió en momentos decisivos.

Perdió su servicio para ceder el primer set, y lo hizo un juego después de recuperar un break previo. La segunda manga fue inmaculada, demostrando que tiene nivel para seguir entre los mejores. Cuando parecía que podía forzar el partido de dobles, volvió a entregar su servicio en el penúltimo juego del tercero, una concesión que pagó con la derrota (4-6, 6-4, 3-6)

Guido Pella cedió el primer punto de la serie ante un inmenso Karen Khachanov (2-6, 6-7). El tenista ruso estuvo pletórico a lo largo de todo el partido para acabar desesperando al bahiense. El lenguaje gestual mostraba el evidente frustración ante los continuos aciertos de su rival, especialmente en el primer set. En el segundo, Pella reaccionó. Encontró cierta confianza en su juego que le ayudó a contrarrestar el juego rival. Khachanov sobrevivía con un gran servicio. Sin ceder ni un solo juego con su servicio llegaron al tie-break. Entonces volvieron los errores y el ruso sentenció el duelo para adelantar a los europeos.