Temas del día Más temas

RIVER PLATE

Gallardo: "Podrían haber esperado para vender a Palacios"

El Muñeco reflexionó sobre la final de la Copa Libertadores perdida en Lima y evitó hablar de su futuro. Además, se mostró algo molesto por la "apurada" venta de Palacios.

El técnico de River Plate ofreció una conferencia de prensa en la que no dejó ningún anuncio de  su futuro. Ofreció calma y agradecimiento a los hinchas.

Sobre su futuro

"Yo no vine a hacer ningún anuncio, no sé si esa era un poco la expectativa de algunos. Es una de las habituales conferencias que hago antes de los partidos, no pasa absolutamente nada. Estamos a unos días de arrancar nuevamente la competencia en la Superliga y lo otro lo definiré en el tiempo que lo tenga que definir. Porque haya ocurrido un resultado no cambia mi pensamiento con respecto a lo que tenía como natural en cuanto a las semanas que tengo por delante".

"¿Alguien puede creer que no tengo fuerza? Ya sea para seguir o para hacer lo que decida. Si hay algo que tengo es fuerza, porque tengo 43 años y tengo toda una vida por delante. Por algo estoy donde estoy, fuerza tengo. Después va a depender de muchas cosas. Yo no vine a anticipar nada. Hoy no voy a anunciar nada porque no tengo nada que anunciar. Cuando termine estos tres partidos trataré de pensar qué es lo que viene, qué es lo que tengo ganas de hacer, cómo estamos y hacia dónde podemos ir".

"A veces estoy cansado, a veces no, a veces tengo ganas de dormir un poco más, de salir a la noche, o de hacer cosas que hoy por ahí no me permito hacer. Soy así, me dedico y me gusta dedicarme a lo que hago. Eso genera un desgaste muy grande. River es esto: esto es lo que es River siempre".

Sobre la gente

"Quiero agradecer a la gente que nos acompañó, que estuvo con nosotros en Lima, que confió en el equipo, que apoyó, a la gente que no pudo ir, a la gente que nos recibió. Eso no es normal, no sucede habitualmente en un fútbol como el nuestro en el que si ganás sos héroe y si perdés sos un villano. En este caso fue todo lo contrario: nuestra gente no solamente acompañó al equipo, sino también sintió el dolor como todos nosotros y sin embargo nos recibió de la manera que nos recibió. Tengo un profundo y sincero agradecimiento para con la gente de River".

Sobre los desafíos que vienen

"Nos quedan dos partidos de Superliga que son muy importante para seguir en la pelea del campeonato y después nos queda la Copa Argentina. Para nosotros es muy importante. Eso nos tiene que tener enfocados. Tenemos que digerir la derrota como normal, pero sabiendo que nuestro público y la gente del fútbol en general reconoció a este equipo como un equipo campeón. Mi equipo se comporta con valores en la victoria y en la derrota: con humildad, con respeto. Ganar o perder está siempre dentro de las posibilidades. Hemos ganado mucho y cuando nos toca perder no debe cambiar absolutamente nada".

Sobre el partido con Flamengo

"Perder como perdimos genera mucho dolor, pero las formas fueron buenas. Hicimos el partido que queríamos hacer, pero nos faltó un poquito, nos faltaron esos 10 minutos tal vez y esos errores finales nos dejaron con las manos vacías. No hay reproches para hacer, hay orgullo. Y con el paso de los días, más claro y más reflexivo, siento mayor orgullo".

"Nosotros ya hemos perdido y cuando te toca perder, podés perder de varias maneras. La forma en la que nos tocó perder a nosotros nos da mucha bronca, mucho dolor, porque estuvimos a nada de levantar otro trofeo. Pero este tipo de derrotas también humanizan y eso es lo que yo sentí. Este plantel volvió a ser muy pero muy competitivo después de un año donde habíamos quedado extasiados. Era muy difícil volver a repetir y estar nuevamente en una final. En estos cinco años y pico haber estado en tres finales de la Libertadores deja mucho para valorar. Sentí bronca y dolor, pero también estaba en paz".

"Los que estamos adentro y los que entienden un poquito más saben que estas cosas en el fútbol pueden pasar. Hasta que no termina el partido no podés tener nada seguro. Nosotros no tuvimos nada seguro hasta casi el final. Habíamos hecho un partido muy bueno contra un rival muy difícil y este equipo supo minimizarlo. Pero también juega la jerarquía del rival y en esos pocos minutos armaron una jugada que terminó en el empate y después vino la consecuencia del segundo gol. Es fútbol, pueden pasar estas cosas". 

Sobre la inminente salida de Palacios y la posibilidad de que se vayan más jugadores

"Más allá de que esté casi definida su salida para enero, sigue siendo jugador del club y él tiene ganas de jugar y de terminar estos tres partidos que le quedan, así que vamos a disfrutarlo y a tenerlo en cuenta en estos partidos".

"Yo no sé muy bien qué va a pasar. Todavía no terminamos el año y ya tenemos un jugador que está prácticamente vendido. No sé cuál fue el apuro, si de afuera tenían apuro. Ya tengo un jugador pensando que se va a ir y todavía tengo tres partidos por delante. Podrían haber esperado un poco más, podríamos haber esperado un poco más, esas cosas yo no las manejo".

Sobre las sensaciones que generó la caída en Lima

"Esta derrota significó un dolor enorme por cómo fue, pero después no hubo mucho para reprochar. Vos te quedás con una sensación fea, de vacío, cuando tu equipo no responde como vos hubieses querido que responda o si no hubiese estado a la altura. Esa sensación es horrible para un entrenador. Ahí sí hay cuestionamientos que muchas veces terminan derivando en situaciones más desagradables como tomar decisiones en caliente. Esta no es la cuestión. Estamos parados sobre una estructura sólida que va más allá de los nombres".

"Las derrotas duelen, pero depende cuáles. Esta es una final de Libertadores, pero si nos ponemos a pensar en la que ganamos, va a doler mucho menos, claramente, y va a sanar mucho más rápido". 

Sobre la tristeza de sus futbolistas

"En un momento así somos un poco padres, un poco hermanos y un poco amigos. Se perdió una Copa pero no lo humano y el respeto que nos tenemos entre todos. Es más fácil, en la derrota, si vamos todos abrazados sin soltarle la mano a nadie".